La City, en alerta por el alza de la tasa de los bonos del Tesoro de EE.UU.

De seguir la tendencia, podría afectar el costo de financiamiento para el país
Florencia Donovan
(0)
11 de enero de 2018  

Una luz de alerta comenzó a encenderse en el mercado local. La tasa de interés de los bonos a 10 años del Tesoro de los Estados Unidos, de referencia para todos los inversores en el mundo, escaló durante la rueda de ayer a 2,6% y generó gran nerviosismo entre los operadores, que temen que vuelva ubicarse en 2,62%, los valores máximos de comienzos de 2017, apenas asumió la presidencia Donald Trump .

Si bien para el final de la jornada la tasa se calmó y cerró en torno de 2,546%, el mismo nivel de la jornada anterior, para los mercados empieza a tener una trayectoria que amerita ser monitoreada de cerca. Más aún en un mercado como el de la Argentina, que depende de tasas bajas en el mundo para poder financiar su déficit mediante la emisión de deuda.

Ya las condiciones financieras esta semana, aseveran en la City, no son tan benignas como las que tuvo el ministro de Finanzas, Luis Caputo , la semana pasada, cuando se hizo de US$9000 millones con la colocación de tres bonos en el mercado internacional. Entonces, la tasa de referencia de los Estados Unidos estaba en 2,45%, casi 10 puntos por debajo de la actual.

"El viento de cola para los mercados emergentes el año pasado fue la [baja] tasa de interés de largo plazo norteamericana. Pero ahora, de golpe, se empezó a mover. No está todavía en una zona mala, el problema es hasta dónde llega y con qué velocidad", apuntó Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment. "La velocidad del movimiento es lo que asusta al mercado. Si la tasa se sigue moviendo, no vamos a tener un comienzo de año tan bueno para los emergentes; lo mismo si sube a 3%", advirtió.

La tasa a 10 años, de hecho, viene escalando casi sin pausa desde que comenzó 2018, ya que pasó de los 2,40% a fines de diciembre a 2,55% esta semana. También está subiendo en forma pareja la tasa de interés más larga de los EE.UU., a 30 años de plazo: se ubicó ayer a 2,9%, contra 2,74% de fines de 2017.

"La tasa de Estados Unidos nuevamente se está mirando muchísimo", coincidió Sebastián Cisa, jefe de la mesa de operaciones del Grupo SBS. "Esto impacta en los precios de los bonos argentinos, sobre todo en los tramos medio y largo de la curva", apuntó. Desde principios de año, el bono a 100 años de la Argentina, el más largo de toda la curva, cayó cuatro dólares, y se operaba ayer en torno de los US$100, su mismo valor de emisión.

El economista Luis Palma Cané considera que es "lógico" que esté subiendo la tasa de 10 años porque hay una correspondencia de largo plazo entre la tasa de corto plazo que marca la Reserva Federal (la Fed) y la de largo plazo del mercado. "Pero -aclara- tenemos un espacio de tiempo, porque la suba de la tasa de la Fed va a ser gradual y anunciada. De todas maneras, es válido adelantar la toma de fondos por parte del Gobierno".

El mercado espera que este año la Fed suba su tasa de referencia de cortísimo plazo en tres oportunidades, llevándola del 1,50% al 2,25% anual. La mayoría de los bancos centrales del mundo desarrollado está subiendo tasas para mantener un equilibrio entre el crecimiento económico y la inflación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.