0

David Letterman y Barack Obama: una charla entre dos jubilados estrella

Barack Obama y David Letterman comparten una charla en el primer episodio de No necesitan presentación
Barack Obama y David Letterman comparten una charla en el primer episodio de No necesitan presentación
El ex presidente de los Estados Unidos es el primer invitado del nuevo ciclo de entrevistas del conductor que se estrena hoy en Netflix
María Fernanda Mugica
0
12 de enero de 2018  • 14:23

"¿Qué va a hacer cuando ya no sea presidente?", le preguntó David Letterman a Barack Obama , en una entrevista en la emisión final de su programa, en mayo de 2015. El entonces presidente contestó jocosamente que ambos podrían jugar al dominó o juntarse en un café local. No hicieron nada de eso después de que ambos abandonaran sus respectivos trabajos pero se reencontraron en el nuevo show que Letterman, ya disponible en Netflix .

El primer invitado para el ciclo, No necesitan presentación, hace honor a ese título. Para volver al ruedo después de haberse retirado del Late Show que conducía en CBS y habiendo sido uno de los reyes de la TV nocturna norteamericana, Letterman tenía que hacerlo con un nivel altísimo. Así que empezó con una apuesta fuerte como Obama, cuyo valor no radica sólo en lo que representa como ex mandatario sino por ser muy admirado y alguien a quien siempre es atractivo escuchar. Salvo por la reciente entrevista radiofónica con el príncipe Harry para la BBC, el político demócrata tampoco se había hecho oír desde su retiro.

No necesitan presentación, con David Letterman

0:47
Video

Un video de aquella conversación en la que Obama imaginaba su futuro como jubilado de la presidencia da comienzo al programa, seguido por una conversación telefónica en la que Letterman le extiende la invitación. De ahí en más se trata de una charla relajada sin dejar de tocar algunas cuestiones complicadas sobre la actualidad. Hablan sobre el impacto que tuvo Michelle como primera dama; cómo lidió el ex presidente con la partida de su hija mayor, Malia, a la universidad; y también la influencia de las redes sociales y cómo cada uno vive en una burbuja en la que las noticias que le llegan tienen que ver con su inclinación ideológica y la consecuente polarización del contexto político que esto supone.

En ningún momento pronuncian el nombre de Donald Trump , de quien el conductor es un detractor explícito, pero la realidad de su mandato flota en el aire. Sobre todo en un segmento especial, fuera de la charla, en el que Letterman cruza el puente de Selma con John Lewis, un activista y legislador afroamericano que fue parte de la marcha que se realizó allí en 1965 para que se les permitiera ejercer su derecho constitucional a votar. Lewis habla sobre lo que significó tener a Obama en la Casa Blanca y traza una línea histórica desde Selma hasta su presidencia.

Por supuesto que el humor también recorrió la charla. Hay una divertida anécdota de Obama bailando con su hija en el escenario de un show de Prince y un gran momento en el que el expresidente intenta que Letterman le cuente qué estuvo haciendo desde que se retiró de la TV pero se enfrentó a la reticencia del conductor ("vamos a hacer así, yo hago las preguntas"). Aunque terminó contando algo sobre sus viajes con su esposa y su hijo de 10 años, Letterman reconoció que sus actividades de jubilado no son tan glamorosas y cancheras como las de Obama.

El legendario conductor abandonó su talk show nocturno hace más de dos años, después de más de tres décadas haciendo televisión. Su llegada a CBS en 1993 se dio tras su salida de NBC, en donde conducía el programa que seguía al famoso The Tonight Show de Johnny Carson. Cuando Jay Leno fue elegido como sucesor de Carson en vez de Letterman, éste fue contratado por la cadena rival para competir en el mismo horario. Durante las décadas de los 90 y 2000 ambos peleaban por ganar en el rating de la medianoche con estilos distintos. Leno solía triunfar pero Letterman tenía mayor prestigio entre los críticos y era admirado por sus fans por su estilo irónico, su personalidad cascarrabias, su gusto por innovar y su capacidad para descolocar a sus invitados.

En 2009, el conductor contó públicamente que estaba siendo chantajeado por un hombre que tenía pruebas de las relaciones extramatrimoniales que Letterman había mantenido con varias empleadas de su ciclo televisivo y admitió que era verdad. Recientemente, afirmó en una entrevista que CBS debería haberlo despedido cuando esa información salió a la luz. Pero ni el escándalo, ni las múltiples cirugías de bypass a las que tuvo que someterse por problemas cardíacos impidieron que el conductor siguiera con su show hasta que decidió retirarse.

Un famoso exconductor que se reinventa en el streaming y un expresidente al que muchos extrañan ver en la Casa Blanca, pero a quien la constitución de los Estados Unidos y la voluntad de su esposa no permitirán volver a ocupar ese cargo. No son dos jubilados comunes y su charla no podía quedarse limitada a un café.

No necesitan presentación consta de seis episodios, que se estrenarán semanalmente en la plataforma: entre los próximos invitados se encuentran la actriz y guionista Tina Fey, la activista Malala Yousafzai, ganadora del premio Nobel de la Paz; el músico Jay-Z, el actor, director y guionista George Clooney y el conductor radial Howard Stern.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.