Suscriptor digital

Con la venia de Cristina Kirchner, La Cámpora ensaya una aproximación al jefe camionero

La condena a las denuncias contra Moyano es el corolario de una serie de gestos
Gabriel Sued
(0)
13 de enero de 2018  

Con la venia de Cristina Kirchner, La Cámpora ensaya una aproximación al jefe camionero
Con la venia de Cristina Kirchner, La Cámpora ensaya una aproximación al jefe camionero Fuente: Archivo

"Apretar para precarizar", tituló La Cámpora el comunicado con el que anteayer condenó las denuncias contra Hugo Moyano por presunto lavado de dinero, hechas sobre la base de datos elaborados por la Unidad de Información Financiera (UIF), un organismo que depende del Poder Ejecutivo.

De cinco párrafos, el documento es un nuevo gesto de la agrupación kirchnerista hacia el exlíder de la CGT. En línea con la intención de acercar a ese sector sindical a la fuerza que conduce la expresidenta, se denuncia en el comunicado una "campaña de difamación contra dirigentes sindicales", que tiene también como blanco a Víctor Santa María.

"El brutal ajuste que quieren instalar no se logra sin represión y disciplinamiento. Por eso ejecutaron una cacería hacia dirigentes opositores, haciendo un uso ilegal y arbitrario de la prisión preventiva. Ahora pretenden emplear los mismos métodos con la dirigencia sindical en la antesala de la discusión por la flexibilización laboral", dice el comunicado.

El operativo de seducción del cristinismo se puso en marcha el año pasado, a casi seis años de la ruptura entre Cristina Kirchner y el jefe camionero, producida en diciembre de 2011.

La propia expresidenta protagonizó uno de esos gestos, en noviembre último, cuando reprodujo en Twitter declaraciones de Pablo Moyano contra la reforma laboral. "Con Pablo nos une la esperanza", escribió Cristina, en un mensaje que sus voceros se encargaron de difundir al instante.

Semanas después el dirigente sindical encabezó frente al Congreso una movilización contra la reforma previsional, acompañado de las dos CTA y del líder de la Corriente Federal, Sergio Palazzo, uno de los sindicalistas más cercano a Cristina Kirchner.

La idea de Pablo Moyano es armar un frente sindical combativo contra el gobierno de Macri, al estilo de la MTA, el movimiento que construyó su padre en los 90 para enfrentarse a las políticas del gobierno de Carlos Menem.

Otro referente de la Corriente Federal, el diputado nacional Walter Correa (curtidores), muy cercano a Máximo Kirchner, es el encargado de desarrollar el vínculo entre Unidad Ciudadana y la CGT. Junto con Hernán Escudero (docentes privados), compartieron un encuentro con Pablo Moyano en septiembre del año pasado, en plena batalla electoral entre Cristina y Esteban Bullrich. "Ojalá los trabajadores le demos el voto a Cristina o a Massa", declaró en esos días Pablo.

"La idea es ir acercando de a poco a Pablo, que es el que tiene posturas más claras en cuanto a las reformas que impulsa el Gobierno", indicó a LA NACION un dirigente cercano a Cristina. En las gestiones que se hicieron el año pasado para reunir a la expresidenta con Hugo Moyano, ella puso como condición que también participara Pablo. Está dispuesta a pasar por alto las declaraciones críticas que los Moyano le dedicaron durante los últimos años.

Desde el moyanismo aclaran que, aunque valorado, el gesto de La Cámpora hacia el exjefe de la CGT fue una señal unilateral. No existió un pedido de apoyo, aseguran. Por ahora no hay encuentros previstos entre la expresidenta y Hugo Moyano, ni entre Pablo y Máximo.

Facundo Moyano, otro de los hijos de Hugo y diputado por el Frente Renovador, también tiene nexos con la agrupación que lidera Máximo Kirchner. Durante las sesiones de la Cámara baja suele conversar con Axel Kicillof y con Juan Cabandié, dos dirigentes de La Cámpora.

Mientras dirigentes como Sergio Massa se mantuvieron en silencio respecto de las denuncias contra Moyano, en La Cámpora esperan que la postura política que asumió la agrupación sirva para acortar distancias.

Levantan un corte de rutas tras un acuerdo salarial

  • Trabajadores municipales de la localidad santacruceña de Perito Moreno llegaron a un acuerdo con el gobierno provincial para el pago de salarios adeudados y levantaron los piquetes de protesta en la ruta 43 y frente al edificio comunal.
  • En un acta-acuerdo, el ministro de Gobierno de Santa Cruz, Fernando Basanta, se comprometió a asistir "en la medida de lo posible" al municipio de Perito Moreno para que se pague en enero el aguinaldo, y anoche se canceló otra deuda salarial de diciembre.
  • De este modo, concluyeron los cortes de los últimos días en la ruta provincial 43 entre Perito Moreno y la localidad de Los Antiguos.
  • La solución del conflicto llegó antes de que la policía provincial ejecutara la orden de la jueza subrogante Elina Aguilera (de Las Heras) para que desalojara los piquetes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?