Suscriptor digital

El enigma de por qué Francisco no visita la Argentina

Loris Zanatta
(0)
15 de enero de 2018  

BOLONIA.- La noticia sería que el Papa va a Chile y Perú, pero para todos es que el Papa no va a la Argentina. Inútil sorprenderse. Se reanuda así el culebrón que dura años: ¿por qué el papa Francisco, gran viajero, no visita Argentina? Ahora que va a otros países vecinos, la pregunta es aún más obligatoria que en el pasado: es evidente, hasta para los que niegan la evidencia, que no quiere ir; que cree tener buenas razones para no ir. Parece que, sobrevolando la Argentina, enviará un telegrama "interesante". Un poco de suspenso siempre viene bien: ¿nos dirá que irá próximamente? ¿Nos revelará el misterio de por qué no va?

Mientras tanto, los comunes mortales intentamos develar el arcano. Hace algún tiempo, un monseñor explicó que Francisco no va a la Argentina para evitar agudizar la grieta que divide el país. ¡Ábrete cielo! ¿El Papa divide en lugar de unir? Los bomberos se apresuraron a extinguir el fuego: ese prelado no representa a nadie, el Papa es más popular que nunca y no divide nada, explicaron. Está bien. Pero ahora volvemos a las andadas. Peor: porque ahora puede que divida más la disputa sobre por qué el Papa no va, que una verdadera visita del Papa.

Admito que no tengo idea de por qué el Papa no va a la Argentina. Me limito a observar que cuanto más tiempo pasa, menos beneficioso es para su imagen; y a hacerme preguntas, que surgen de las explicaciones que al misterio le dan sus seguidores más devotos.

Leí que para algunos de ellos, el Papa no iría a la Argentina para "no ser usado por Macri". Caramba. Es una explicación audaz afirmar que el Papa que se encontró con Cristina Kirchner cinco veces en el año electoral, que recibió a Nicolás Maduro cuando ya era muy impresentable, que tiene filas de invitados de toda ralea haciendo cola en Santa Marta, que viajando por el mundo estrechó manos santas y manos que tan santas no eran, tenga miedo a ser usado por el presidente constitucional argentino. ¿Qué debería hacer Macri? ¿Renunciar? ¿Acortar su mandato? ¿Irse de vacaciones durante la visita del Papa? ¿Cederle la presidencia interina durante su ausencia? Es tal la enormidad que me niego a creerla. Continúo creyendo, esperando, que el Papa sea un pastor, no un político cualquiera, aunque muchos lo critiquen por hablar más de política que de Dios.

Otros devotos del Papa han ido incluso más lejos: dicen que Francisco no va a la Argentina porque no comparte "las políticas sociales del Gobierno". Si fuera cierto, sería tremendo. En ese caso deberíamos deducir que, en cambio, el Papa admira las extraordinarias políticas sociales egipcia y ugandesa, centroafricana y birmana, países que visitó; que en lugar de traer la palabra de Dios, el Papa recorre el mundo entregando papeletas sobre lo que cree que deberían hacer los gobiernos electos de los países que visita, como si él lo supiera, como si fuera su negocio, como si estuviéramos en pleno cesaropapismo. Quienes lo acusan de ser un militante social y de transformar a la Iglesia en una ONG tendrían razón. Absurdo.

Lo sé, muchos dicen que los argentinos son provincianos, que miran todo lo que hace el Papa desde el ojo de la cerradura de su casa, que deberían abrir la puerta y entenderlo por lo que es: la cabeza de la catolicidad, una figura de importancia universal, superior a sus peleas en el patio trasero. No estoy de acuerdo. Es obvio, es normal que los argentinos observen al Papa con las lentes de su historia. ¿Por qué no deberían? No vivimos en un vacío neumático, vivimos en la historia y es la historia la que afecta nuestras opiniones, percepciones y expectativas. Eso es tan cierto y obvio, que le sucede lo mismo al Papa, que no trata a la Argentina como a todos los demás países: de hecho, va a todas partes menos a la Argentina. Deberíamos entonces decir que aun el Papa, al no visitarla, expresa un espíritu provinciano y proyecta una sombra sobre su misión universal. Quién sabe. Tal vez sea así.

Pero esto me hace dudar: ¿y si los partidarios del Papa tuvieran la razón? ¿Si dijeran la verdad, es decir, que el Papa no va a la Argentina para no profundizar sus divisiones? ¿Que no viaja para "no ser usado" por Macri o, mejor, para no darle un placer, para fastidiarlo? ¿Y si realmente fuera un desquite porque no gobierna cómo él quiere que gobierne? Acabo de escribir que sería tremendo, y lo confirmo, pero también que la historia pesa, y visto desde la perspectiva de la historia argentina, no sería tan extraño que el Papa hiciera esto.

La historia es la misma para todos, incluso para los papas. Y la historia de la que proviene Bergoglio está impregnada del mito de la nación católica; de la idea de que por encima de la Constitución, arriba de las leyes, arriba de lo que el pueblo soberano decide depositando el voto en la urna, hay un pueblo "mítico" -como lo llama el propio Papa- el pueblo de Dios de la Biblia, depositario de la identidad eterna de la patria, inmaculado guardián de los valores evangélicos en los que la patria se basaría. Sobre la base de este mito, cuyas raíces caen tan profundamente en el pasado argentino que muchos ni siquiera lo ven o perciben sus síntomas, las instituciones de la democracia y las autoridades constitucionales son legítimas mientras obedezcan los valores que ese pueblo mítico encarna. Que encarna, por supuesto, de acuerdo con aquellos que de ese pueblo se erigen en voceros: como el Papa.

Dado esto, no sería sorprendente que el Papa juzgara las políticas sociales del Gobierno como heridas infligidas al cuerpo católico de la nación, las políticas económicas como ataques contra la identidad del "pueblo"; que en su corazón considerara a Macri y su gobierno expresiones típicas de la Argentina "colonial", como Bergoglio definía a la clase media argentina; como un conocido acólito suyo acaba de definir a un desafortunado periodista que se atrevió a criticarlo: extranjero en casa, extraño al alma de la patria. De ser así, se entendería la renuencia del Papa a reunirse con Macri donde este ejerce su investidura; a darle con su visita una legitimidad a los ojos del "pueblo" que, por su historia y sus convicciones, le cuesta reconocerle; a reconocer que el pueblo soberano se expresó de manera diferente de como, en nombre del pueblo de Dios, él piensa que debería haberse expresado. ¿Sería grave? ¿Sería malo? Por supuesto. Pero la historia pesa, sobre los papas como sobre todos.

¿Entonces? ¿Qué conclusiones sacar de estas consideraciones? Seré desagradable, pero si estas son las razones que han llevado a Francisco a no visitar su país hasta el momento, puede ser que no sea tan malo para la Argentina que no la visite, aunque entiendo que a muchos les dé pena. De ser así las cosas, realmente el Papa con su visita agudizaría viejas heridas que ya arden, dividiría más que unir, empujando a la Argentina hacia un pasado del que trata de salir. Lo que no hace cuando va a Chile y Perú.

Ensayista y profesor de historia en la Universidad de Bolonia, Italia

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?