Abierto de Australia. Juan Martín del Potro, sobre su regreso al Top Ten: "Ni siendo el más positivo del mundo me hubiera imaginado volver"

El tandilense debuta mañana en Australia
El tandilense debuta mañana en Australia Fuente: AFP
Sebastián Torok
(0)
15 de enero de 2018  • 07:52

MELBOURNE.- La última imagen de Juan Martín del Potro en el Abierto de Australia fue la de un guerrero frustrado. En aquel enero 2014, el tandilense era número 5 del mundo y si se producían algunos resultados probables, el tercer escalón del ranking sería una realidad. Sin embargo, el campeón del US Open 2009 perdió en la segunda rueda frente al español Roberto Bautista Agut (por entonces, 62°), en cinco sets. Del Potro regresó a Buenos Aires sabiendo que algo no andaba bien en su muñeca izquierda. La incomodad en la zona era cada vez más repetida y alarmante. Luego de Melbourne, jugó un puñado de torneos (Rotterdam y Dubai) y en marzo, finalmente, debió operarse. Hoy, la película es distinta.

Este torneo me ha traído algunas angustias, pero también he jugado bien y he tenido buenos resultados"
Del Potro

"Me encuentro con cambios estructurales en el torneo, todavía me sigo perdiendo un poco en los pasillos, no encuentro algunas cosas, son todos cambios buenos que mejoran las facilidades de nosotros, de los fans y de toda la gente que viene", cuenta Del Potro en una pequeña sala del Melbourne Park, ante un puñado de periodistas argentinos entre los que está LA NACION. Este martes, aproximadamente a las 7 de la Argentina frente a Frances Tiafoe (EE.UU.), Del Potro disputará la primera rueda del único Grand Slam en el que no pudo superar los cuartos de final. Pero lo hará como top 10, privilegio que no tenía desde agosto de 2014. "Son todas sensaciones lindas. Este torneo me ha traído algunas angustias, pero también he jugado bien y he tenido buenos resultados, y la verdad que es un poco como vengo diciendo después de las cirugías: estar acá es para privilegiados, hay 128 jugadores, yo soy uno de ellos y poder jugarlo después de tanto tiempo me pone contento y trato de disfrutar porque no sabés cuántas veces más vas a tener la oportunidad de hacerlo. Con esa mentalidad estoy estos días", añade, sereno.

-En 2017 luciste un sprint final fabuloso. ¿Sentís que tu nivel fue superior, inclusive, que en el milagroso 2016?

-Sí, la verdad que tuve un final de año espectacular, jugué cinco torneos seguidos, que hacía muchísimo tiempo no me pasaba, y lo pude hacer a buen nivel en todos. Hoy estoy top ten después de mucho tiempo. Y yo trato de ver toda la película a lo largo de los años y no solo el ranking de este lunes, ni de algún torneo y mis últimos meses. Trato de empezar con la foto que recuerdo haber posteado en Miami, en mi primer entrenamiento [30 de septiembre de 2015], y cuando no sabía cuándo iba a volver a jugar. En este período pasaron muchas cosas y hoy me siento en esta situación: ni siendo el más positivo del mundo me hubiera imaginado volver.

El ranking hoy no me influye tanto. Sí te ayuda para los sorteos, para darte un poco del aire que el año pasado mucho no tuve. Pero en definitiva vengo a cada torneo a hacer lo mejor posible"
Del Potro

-¿Qué sensaciones tuviste en estos últimos días sabiendo que podías regresar al top 10?

-Me enteré cuando llegué a la conferencia de Auckland [el torneo que jugó la semana pasada], una de las primeras preguntas que me hicieron fue a partir de que si tenía un buen resultado iba a ser top ten. Yo, la verdad, no estaba siguiendo esos números. Al otro día habían perdido todos los que me podían llegar a pasar, yo gané mi partido y me comentaron que iba a ser top ten, pero obviamente me pone contento porque es como llegar a una meta después de una recuperación impensada. Como siempre digo: el ranking hoy no me influye tanto. Sí te ayuda para los sorteos, para ser cabeza de serie, para darte un poco del aire que el año pasado mucho no tuve. Pero en definitiva vengo a cada torneo a hacer lo mejor posible, a disfrutarlo. Cuando jugás bien, el ranking te pone de acuerdo al nivel que estás mostrando.

-Da la sensación de que sos uno de los candidatos a ganar el título en Australia. ¿Sentís lo mismo?

-Yo obviamente escucho hablar en los pasillos, cuando arman todo ese tipo de juegos previos a quiénes son los favoritos, antes no aparecía ni mi foto (sonríe) y ahora cada tanto me ponen. Pero yo sé cuál es la realidad, qué nivel tiene Federer, qué nivel tiene Rafa, cuáles son las posibles sorpresas, los peligrosos, los que siempre hay que respetar. Y también sé cuáles son mis condiciones. Obviamente los favoritos máximos a ganar el torneo siempre son dos o tres tipos por historia, trayectoria y nivel de juego, pero siempre algo de sorpresa hay, siempre hay alguno que termina dando la nota.

-A mediados de 2016, la temporada de tu regreso, reconociste que pensabas antes de golpear el revés. ¿Hoy ya te despojaste de esos fantasmas?

-Sí, sí. La verdad que, si bien sigo con los tratamientos a diario y la rutina del día a día me lleva tiempo, puedo practicar el revés de la manera que quiero o que me pida mi entrenador. No hay ningún impedimento de la muñeca que me haga jugar de otra manera. Pero todavía no tengo un revés de la altura que quisiera para sentir que estoy en igual de condiciones que el resto. Yo siento que todavía, cuando un partido se pone complicado o cuando juego con alguien inteligente, saben cuál es mi punto débil y por ahí van. A veces lo manejo bien con el slice o con la derecha, pero a medida que el nivel va subiendo es como que más me hacen sentir la falta que me hace el revés.

-En las últimas temporadas aparecieron jugadores jóvenes logrando muy buenos resultados, uno de ellos Tiafoe, más allá de lo que siguen haciendo Federer y Nadal. ¿Preferís enfrentarte con los nuevos o con los viejos conocidos?

-Cuando jugás con los otros ya los conocés más, sabés con lo que te vas a enfrentar. La parte mala de jugar con los más chicos es que todos sorprenden, todos son buenos y cuando no los conocés tanto, es ahí donde está el peligro, porque no sabés cómo jugarle. Pero si bien está empezando el recambio, con Shapovalov, con Hyeon Chung que también me parece muy bueno, y (Daniil) Medvedev, no creo que sea a corto plazo que puedan quitarle los primeros puestos a los históricos, porque para eso se necesitan algunas cosas más que jugar al tenis y eso muchas veces te lo da el tiempo, la experiencia de ganar un Grand Slam. A lo largo de los años va a pasar, por una cuestión lógica, pero los que están arriba están muy sólidos para que los chicos los bajen.

Del Potro, cada vez más firme
Del Potro, cada vez más firme Fuente: Archivo

-¿Hubo algún aspecto especial que hayas intentado perfeccionar durante la pretemporada?

-Hicimos hincapié en lo que es el fuerte de mi juego: el saque y la derecha. Practiqué mucho el revés, que varias veces cuando hablo fuera de la cancha digo '¡Cómo me gustaría pegarlo como cuando entreno!'. Porque fui teniendo etapas: antes me costaba entrar en un entrenamiento y pegarle, porque estaba con que si la muñeca me iba a aguantar o no. El entrenamiento era una lucha. Hoy esa parte ya la superé. En el entrenamiento le pego bien. Pero el próximo paso es el partido y por eso hicimos hincapié ahí también. La parte física también es importante. Después, muchas cosas especificas no hay, no hay misterios, no hay cosas mágicas y es seguir puliendo las cosas buenas que tengo en mi juego.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.