0

El nuevo mercado de capitales 2.0

Nicolás Litvinoff
0
16 de enero de 2018  • 21:20

De manera silenciosa y como devenir de una nueva tecnología llamada blockchain,un incipiente mercado de capitales comenzó a gestarse alrededor del globo. Mientras el común de la gente recién comienza a discutir acerca del Bitcoin, el precursor de todo esto, en el "patio del fondo" se ha creado un mercado de criptoactivos con un valor de más de 600 billones de dólares, en donde el Bitcoin tiene una ponderación de menos del 40%.

En la columna de hoy analizaremos las aspectos más relevantes para entender este nuevo Mercado de Capitales 2.0, de qué manera un inversor arriesgado puede sacarle provecho y qué cambios implica esta nueva tecnología para el futuro inmediato.

¿Critomonedas o criptoactivos?

La complejidad de la discusión acerca de quién respalda a las criptomonedas y cuál es su razón de ser se desarma cuando entendemos que en realidad estamos hablando en la mayoría de los casos de criptoactivos, que no son más que empresas tecnológicas que basan su modelo de negocios en la blockchain, cuyo leitmotiv es la descentralización y la automatización de procesos existentes.

Jeff Bezos, el dueño de Amazon y el ahora hombre más rico del mundo, dijo alguna vez: "Tus márgenes brutos son mi oportunidad de negocio". Ello quiere decir que Amazon basó gran parte de su éxito en ofrecer los mismos productos que el resto pero reduciendo los costos operativos y agregando valor al mismo tiempo.

Estas nuevas empresas que componen este Mercado de Capitales 2.0, entonces, siguen estos pasos pero a diferencia de Amazon, que es un modelo de negocios centralizado, buscan crear comunidades alrededor de sus productos y ofrecer la mejor tecnología y los incentivos correctos (basado en la teorías de las juegos) para que cualquier persona con una computadora puede "trabajar" free lance en la empresa.

Algunos ejemplos de lo que estamos hablando son:

Ethereum. Ofrece una plataforma descentralizada basada en "smart contract" (contratos inteligentes). Esa plataforma es utilizada por otras empresas tecnológicas para lanzar sus ICOs (Oferta Inicial de Monedas, que es similar las Ofertas Iniciales de Acciones del mercado de capitales tradicional). Es de código abierto, es decir que cualquier programador puede ver cómo está hecha y aportar mejoras a su funcionamiento. Valor actual de mercado: 117 billones de dólares.

Binance. Es un Exchange chino que recientemente mudó sus oficinas a Tokio (donde el Bitcoin es una moneda de curso legal) por temas legales. Ofrece operatoria de criptoactivos de manera rápida y segura por hasta 30.000 dólares por día, y solo hace falta una dirección de mail para registrarse. Cobra fees bajos por sus operaciones. Solamente en Diciembre, recibió 3 millones de nuevos clientes y tuvo que cerrar temporariamente la apertura de nuevas cuentas. Valor actual de mercado: 1.9 Billones de dólares.

Steem. Es una empresa descentralizada que busca pagarle a la cibernautas por el contenido que postean en la web y redes sociales. Aquí puede leerse cómo funciona este revolucionario sistema. Valor actual de mercado: 1.1 billones de dólares.

Salt. Con el objetivo ambicioso de convertirse en el Banco de los Bitcoin, esta empresa ofrece préstamos a tasas bajas para aquellos que tengan Bitcoins u otros criptoactivos, necesiten dinero por temas puntuales pero no quieran desprenderse de los mismos. De esta manera, al igual que en una operatoria de caución bursátil, el inversor deja sus Bitcoins inmovilizados y recibe como contrapartida el dinero que necesita. Al devolver el mismo los Bitcoins vuelven a su propiedad. Valor actual de mercado: 600 millones de dólares.

VeChain. Empresa que ofrece soluciones de blockchain para negocios. Desde bienes de lujo, agricultura o bebidas, asesora a empresas y gobierno sobre la implementación de esta nueva tecnología para reducir costos y mejorar márgenes de ganancia. Valor de mercado actual: 1.8 billones de dólares.

¿Cómo invertir en estos criptoactivos?

En el proceso de inversión es donde las diferencias resaltan aún más. Dado que estamos hablando de empresas extranjeras, si cotizaran en las bolsas de sus respectivos países, invertir en el estado actual que se encuentran (ninguna tiene más de 5 años de vida) deberíamos abrir una cuenta en una sociedad de bolsa de cada país en cuestión con las regulaciones y limitaciones que eso implica, lo cual es virtualmente imposible.

En cambio, en este nuevo Mercado de Capitales 2.0 basado en la blockchain, podemos hacerlo de manera muy sencilla comprando primero Bitcoins en la Argentina y luego abriendo cuenta en alguno de estos nuevos exchanges como el mencionado Binance (único requisito: dirección de mail y un smartphone) para transferir los Bitcoins comprados ahí e intercambiarlos por estos u cualquier otro criptoactivo cotizante ( aquí está la lista completa con sus descripciones).

Estrategias de trading intradiario, de mediano plazo o simplemente buy and hold (comprar y mantener en el largo plazo) son posibles en estos exchanges de manera muy sencilla, y permitiendo los mismos incluso la carga de órdenes avanzadas como ordenes limite o stop loss.

Claramente el riesgo es superior al de invertir en un mercado garantizado como es el mercado de capitales tradicional, pero para aquel inversor con baja aversión al riesgo este tipo de opciones representan una excelente oportunidad para diversificar su cartera de inversiones de manera sencilla y acceder a los beneficios de un mercado nuevo que recién está comenzando y no se sabe aún donde puede terminar.

Conclusión

Para poner las cosas en perspectiva: la nombrada Amazon, una de las empresas más exitosas de la historia económica moderna, ha tenido una revalorización en el precio de sus acciones de 1.827% desde su IPO bursátil, en el año 1997. Ethereum, por su parte, ha ganado más de 3.000% en el precio solamente en el año 2017.

Claramente, esto puede tener que ver con movimientos especulativos y con la formación de una burbuja alrededor de estos nuevos criptoactivos, pero también existe un componente relacionado con las innovaciones tecnológicas en las últimas décadas, que adoptan una curva exponencial en vez de lineal como sucedía en un pasado no tan lejano.

Podemos ahora ir para atrás y ver como Internet revolucionó nuestras vidas en apenas 10 o 15 años, pero sería un error creer que (en el caso de que estemos de acuerdo con el poder disruptivo del blockckain) esta nueva tecnología demorará aproximadamente el mismo tiempo: la curva exponencial nos dice justamente que se acelera notablemente la velocidad en cuanto a la adopción las innovaciones tecnológicas, con lo cual podemos estar hablando de un horizonte de entre 5 o 10 años.

Lo curioso de todo esto es que la mayoría de los portafolios de inversión de grandes instituciones (fondos comunes, compañías de seguro de vida y retiro e incluso bancos) están armados asumiendo un modelo de cambios tecnológicos lineales, con lo cual es probable que próximamente (según varios, en este mismo 2018) se den cuenta de que se les está yendo el tren y tengan que salir a comprar criptoactivos para no perder exposición en este nuevo mercado, como sucedió en los ´90 con las empresas de la vieja economía que salían a comprar sitios web a mansalva.

Veremos si estas proyecciones se cumplen o no, mientras tanto mi opinión personal es que un inversor curioso y activo no debe perderse la oportunidad de informarse y evaluar alternativas en este nuevo e incipiente Mercado de Capitales 2.0.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.