Innovar para aprender

Innovar para aprender

1:54
Video
(0)
17 de enero de 2018  • 01:53

El mundo se mueve cada vez más rápido y la incorporación de nuevos conocimientos, también. Por eso, en un contexto donde la innovación se hace necesaria tanto en el ámbito personal como en el profesional, las empresas buscan cumplir sus objetivos a través de incorporación de nuevas tecnologías en capacitación.

Pan American Energy (PAE), la primera petrolera privada de la Argentina - produce el 16% del gas y el 20% del petróleo del país-, tiene esta mirada y utiliza las últimas técnicas dedicadas a la formación de colaboradores. En su centro de aprendizaje, Energy Learning Center, este año ha incorporado dos programas basados en simulación, tanto para su formación en management como en sus disciplinas técnicas.

El primer programa se diseñó en alianza con una prestigiosa escuela de negocios y una institución noruega experimentada en el desarrollo de simuladores. El programa tiene como objetivo formar a los niveles gerenciales en habilidades de liderazgo, influencia, comunicación y toma de decisiones. Durante el programa, los participantes trabajan en equipos, con un coach asignado, ejerciendo el rol de miembros de un comité ejecutivo de una compañía de energía ficticia que tiene que hacer crecer su negocio.

El segundo programa está orientado a desarrollar competencias técnicas a través de la adquisición de un cibersimulador DRILLISM 600 - único en el país dentro de su sector y de última generación. El simulador es una réplica de un equipo de Perforación y la técnica de "Entrenamiento Basado en Simulación" es el aprendizaje a través de recrear las vivencias en un entorno controlado de situaciones muy similares a las reales que ocurren durante la perforación de pozos de petróleo o gas.

Simulador para crear líderes

El Energy Learning Center (ELC) es la universidad corporativa de PAE. Está compuesta por cuatro escuelas: la Escuela de Management, en la que se trabajan competencias genéricas y de liderazgo en alianza con universidades de primer nivel; y tres escuelas segmentadas por disciplina: Operaciones, Staff y Seguridad & Medio Ambiente.

A través del ELC, PAE capacita a sus colaboradores en las habilidades técnicas, de gestión y liderazgo requeridas en cada puesto. Y es justamente en los programas de desarrollo gerencial, donde se diseñaron actividades de entrenamiento basadas en la técnica de aprendizaje a través de simuladores.

"Trabajamos con foco en la formación del liderazgo. Por eso, desarrollamos un simulador de negocios para entrenar a nuestros directivos y gerentes. Esta herramienta se enmarca en un programa innovador que gira en torno al autoconocimiento, toma de decisiones y liderazgo", cuenta María Eugenia Huergo, Gerente de Desarrollo de Talento de Pan American Energy.

"Buscamos desarrollar conocimientos segmentados en las distintas disciplinas y especialidades requeridas por la compañía en todos sus niveles", afirma Huergo. El objetivo del ELC es desarrollar currículas con contenidos de altos estándares de calidad y actividades de formación de acuerdo al área donde los colaboradores trabajan, su nivel de seniority y las competencias requeridas a desarrollar, teniendo en cuenta las tendencias de la industria y la estrategia del negocio.

Tecnología de perforación

"En la actualidad, el nuevo perfil de profesionales en la industria necesita motivarse con metodologías como la simulación para poder aprender velozmente. Este es un proceso, donde simular permite incorporar experiencias para aplicar en el campo realimentando la práctica nuevamente en el simulador", señala Oscar Álvarez, Gerente Ejecutivo de Calidad de Operaciones de Pan American Energy.

En la compañía sostienen que es necesario captar el interés de las nuevas generaciones y estimular una cultura de operación cada vez más segura, donde los empleados aprendan -y puedan equivocarse- en un entorno casi real, pero sin el costo de impactar directamente en la operación. "Estamos reforzando las habilidades de nuestros profesionales y a la vez, creando nuevos líderes", remarca Álvarez.

Esta técnica de entrenamiento, tan extendida en otros sectores como el de la aviación, ya venía siendo aplicada por Pan American Energy con otro equipo, el DS500, pero para tareas de control de pozos. El flamante cibersimulador, que significó una inversión de 2 millones de dólares, sube aquella apuesta inicial porque se trata de una réplica de los equipos de perforación que la compañía utiliza en el Golfo San Jorge, zona que abarca el sur de Chubut y el norte de Santa Cruz.

Dentro del complejo proceso de perforación, el DRILLISM 600 permite simular operaciones rutinarias y no rutinarias de la perforación de pozos de petróleo y gas, la identificación de peligros y análisis de riesgos, entre otras. Además, posibilita recrear la geografía exacta y las condiciones climatológicas con las que se trabaja en la Patagonia. El objetivo es entrenar al perforador y capacitarlo para que la toma de decisiones sea rápida y eficiente.

"La utilización de simuladores se ha convertido en una herramienta invaluable a la hora reproducir fielmente los múltiples escenarios que pueden desarrollarse en una operación", afirma el ejecutivo de PAE, compañía que ha sido reconocida por el ranking de Oil & Gas Producers Association (OGP) como una de las más seguras del mundo.

Desde un inicio, la incorporación del cibersimulador ha repotenciado el trabajo en equipo, esto en gran medida ayuda a construir una cultura de trabajo enfocada en la seguridad y un alto rendimiento a través de un entrenamiento "inmersivo".

Con instructores propios ya capacitados y la incorporación de otros especialistas con experiencia internacional reclutados exclusivamente para este proyecto, Pan American Energy ya ha planificado los cursos de formación, que comenzaron a partir del segundo semestre de 2017. El calendario de los entrenamientos ya está planificado también para 2018 y 2019.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios