"Salí con una chica, fuimos a su casa, estaba todo súper bien pero no pude tener sexo"

Los nervios y el de costumbres pueden influir para que una noche no termine como se esperaba; cómo hacer para asesorarse y animarse a hablar Crédito: Shutterstock
16 de enero de 2018  • 13:19

Querido Soltero Nervioso:

Es tremendo, pero los varones rara vez se animan a hablar de estas cosas. O sea, es esperable: es parte del modo en que el machismo les arruina la vida también a ustedes. Un tipo tiene que ser viril e infalible como un vikingo, y ninguno, ni siquiera con sus amigos, se animaría a mostrar que a veces no es tan así. Por suerte hay excepciones, cada vez más, y grupos de amigos más honestos y más sanos. Quizás tus amigos entran en ese grupo, pero entiendo que no te animes a probarlo. Lo terrible del asunto es que, como no hablan entre ustedes, cada vez que les pasa algo así se piensan que son los únicos, que es algo gravísimo, que nunca más van a poder tener relaciones...y entran en un círculo vicioso neurótico donde como jamás se pueden relajar y largar la presión el problema no se arregla.

Te lo digo como mujer: es lo más común del mundo, o mis amigas y yo y todas las chicas que conozco tuvimos muchísima mala suerte. No creo que tenga nada que ver con el preservativo pero sí con el cambio de una relación estable al mundo de la conquista. En una relación estable todos nos sentimos más contenidos: no tenemos que demostrar nada. En cambio, la primera vez que tenés sexo con una chica entraña muchos nervios y muchas presiones, y probablemente sea eso lo que te está pasando, especialmente si se manifiesta una vez como una cosa (eyaculación precoz) y otra vez como otra totalmente opuesta (no poder lograr una erección). Si querés podés ir al médico, pero casi seguro que no te está pasando nada, y no creo que te recete Viagra. Lo que necesitás es relajarte y tomártelo con más calma: otra vez, como mujer, te digo que las chicas que tenemos más de dos neuronas no nos lo tomamos personal, ni juzgamos que un tipo es menos hot o menos deseable porque le haya pasado algo así. No te obsesiones tampoco: el día que no anda no anda, y rara vez los esfuerzos sirven para algo más que para frustrarse. Y eso sí a veces, además, nos puede hinchar un poco: cuando el asunto no está funcionando y el tipo se queda una hora entera tratando de "arrancar" yo al menos me muero de aburrimiento, prefiero que pongamos una película o nos tomemos un trago o hablemos de otra cosa.

A la chica que quedó colgada te recomiendo que le hables con honestidad: para mí no hay nada más seductor que un tipo que es sincero y que sabe habla de lo que pasa sin hacerse el canchero, me habla de una masculinidad interesante mucho más que cualquier órgano sexual. Le escribiría algo así: "hola xxxxx, che, me re gustaría verte de vuelta. Te colgué por lo que me pasó la vez que salimos que me dejó muy avergonzado, te pido perdón por eso, sé que es una pavada y si todavía tenés ganas podemos ir a tomar algo. Beso grande, xxxxxx".

Después contame cómo va eso. Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.
Por: Consuelo

TEMAS EN ESTA NOTA