Macri presiona para que se cumpla con la meta de inflación

Triaca intercederá en las negociaciones salariales de los privados para evitar que se supere el 15%

17 de enero de 2018  

Tanto en 2016 como en 2017 las proyecciones inflacionarias que trazó el Gobierno fueron superadas por las estadísticas que reveló de manera oficial el índice de precios al consumidor nacional (IPC) del Indec. El jueves último se comprobó que la inflación anual fue de 24,8 por ciento, entre casi 13 y siete puntos por encima de las metas que había marcado el Banco Central.

Para este año, la Casa Rosada pretende reforzar sus cálculos y estiró la meta inflacionaria a 15%, el límite que imagina para las paritarias tanto del sector público como del privado.

Mauricio Macri, a través de su jefe de Gabinete, Marcos Peña, ratificó ayer la postura. "Vamos a trabajar en el marco de las paritarias libres para, sin perjudicar al trabajador en el salario real, comprometernos todos con esta búsqueda de la meta del 15%", dijo Peña en una conferencia de prensa ofrecida ayer en la Casa Rosada, después de la primera reunión de gabinete del año.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que se vuelva a recurrir este año a la herramienta de la cláusula gatillo en las negociaciones paritarias, Peña aclaró que "la paritaria estatal es a mediados de año" y que en las paritarias del sector privado "cada sector tiene su realidad". Y agregó: "Hay que ser respetuosos de esa realidad y, en todo caso, el Ministerio de Trabajo arbitrará cuando haya conflictos".

Fuente: Archivo Crédito: Adan Jones

Jorge Triaca, a cargo de la cartera laboral, ya dio algunas pistas de lo que será la pauta salarial de referencia. "Tiene que haber una negociación donde los empresarios puedan ofrecer lo que puedan pagar y los trabajadores puedan demandar lo que necesitan. Y eso está en el orden del 15%", señaló el ministro el fin de semana en declaraciones radiales.

La intención oficial de que los acuerdos salariales estén en línea con la inflación proyectada no genera confianza entre los principales sindicatos de la CGT. "Estamos dispuestos a aceptar el 15%, pero con cláusula gatillo", dijo un referente del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC), cuyo jefe es Armando Cavalieri, un sindicalista cercano al Gobierno.

Con el antecedente de 2017, serían más los gremios que exigirán la inclusión de la cláusula gatillo en caso de que el porcentaje pactado sea superado por el aumento de los precios. Un pronunciamiento en esa línea podría surgir mañana desde Mar del Plata, donde se reunirán gremios de diferentes vertientes.

El año pasado las subas fueron impulsadas por las nuevas tarifas del transporte, el combustible, los servicios públicos y las prepagas. Al superar la inflación el 20%, que había sido la pauta salarial de referencia en la mayoría de las paritarias, el porcentaje activó la cláusula gatillo que varios gremios habían incluido en sus acuerdos salariales. Entre ellos están los bancarios (ya recuperaron un 5%, aproximadamente), Comercio, Sanidad y el gremio de la Alimentación (todavía no arrancó la negociación para recuperar lo perdido en 2017).

Encima de los pronósticos

Pero hay un acuerdo de 2018 que podría derribar los planes del Gobierno. Es el de los trabajadores de entidades deportivas (Utedyc), que pactaron un alza de hasta el 19% en dos tramos y con una revisión en noviembre según la evolución de la inflación.

Y también el de los aeronáuticos, en cuya paritaria el Gobierno, en su rol de empleador, avaló un 17% para los empleados de Intercargo y Aerolíneas Argentinas. Si bien esta fue la última paritaria de 2017, su período de aplicación abarca casi por completo este año.

Las proyecciones oficiales hasta 2020

TEMAS EN ESTA NOTA