Lucrecia Martel, contra las series: "Son un retroceso"

La directora cree que las ficciones televisivas marcan un regreso a las narraciones decimonónicas Fuente: LA NACION
17 de enero de 2018  • 13:28

En la semana del estreno de Zama en España -donde recibió elogios-, su cuarta película, Lucrecia Martel confesó no contarse entre los aficionados a las series, formato televisivo cuya apuesta eminentemente narrativa, totalmente opuesta a la de su adaptación del relato de Antonio Di Benedetto, relacionó con un giro hacia la derecha en la política global.

En una entrevista con el diario El País dijo: "Una ficción no tiene la obligación de lo documental sino de incitar a la reflexión, si no ¿para qué es? Aunque busque también el entretenimiento". El problema surge, según Martel, cuando entretener se convierte en el fin absoluto. ¿Vivimos en la dictadura del entretenimiento? "Sí. Y las series de televisión ahondaron en eso. Yo me la paso hablando de las series con espanto porque la gente no se da cuenta de que son un retroceso. La televisión mejoró, cierto. Basta comparar Dallas con Breaking Bad . Pero en términos narrativos de imagen y sonido, lo que se había conseguido ya con los documentales y ciertas películas era más rico que lo que están haciendo las series, que son otra vez el puro argumento, una estructura mecánica y decimonónica por más que esté bien hecha. Las series nos han devuelto a la novela del siglo XIX. Es fruto del momento conservador que estamos viviendo. Se arriesga menos".

Luego de casi 10 años sin filmar, Martel volvió en 2017 al ruedo con Zama, película que fue elogiada por la crítica y tuvo un muy buen desempeño en la taquilla. Además, fue elegida por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina para representar al país en los premios Oscar, aunque finalmente quedó fuera de competencia.

En una entrevista con la revista Brando, la directora también expresó su opinión sobre su poco gusto por las series televisivas. "No me gustan las series. Sense8 es un melodrama con un exceso de efectos especiales, un papelón. Me dirán: 'Con tus películas de mierda, ¿le decís papelón a Breaking Bad?'. Pero hay una generación que creció viendo Pokémon, Los caballeros del Zodíaco, Lain. Parecía que el mundo animé los iba a disponer a estructurar narrativamente de maneras asombrosas. Y apareció este canon espantoso de puro guión", señaló.