120 pulsaciones por minuto: Pérez Biscayart se luce en el film francés

120 pulsaciones por minuto

2:17
Video
Alejandro Lingenti
(0)
17 de enero de 2018  • 19:40

120 pulsaciones por minuto. (120 battements par minute, Francia/2017). Dirección: Robin Campillo. Guión: Robin Campillo y Philippe Mangeot. Fotografía: Jeanne Lapoirie. Edición: Robin Campillo, Stephanie Leger y Anita Roth. Música: Arnaud Rebotin. Elenco: Nahuel Pérez Biscayart, Adèle Haenel, Yves Heck, Arnaud Valois. Duración: 143 minutos. Calificación: apta para mayores de 16 años. Nuestra opinión: muy buena.

Las cosas no eran fáciles para los infectados con VIH en los años 90. Se sabía mucho menos que hoy de la patología y los prejuicios eran moneda corriente también en países del Primer Mundo como Francia, donde está ambientada esta gran película de Robin Campillo que pone el foco en la intensa actividad de Act Up, colectivo militante del que el director formó parte.

Dedicado a llamar la atención sobre la negligencia del gobierno de François Miterrand y la impiadosa industria farmacéutica ante la epidemia, Act Up hizo mucho por los derechos de los afectados en ese país. Y 120 pulsaciones por minuto narra esa cruzada con contundencia y un notable aliento poético. Es un film de una enorme emotividad, pero desprovisto de golpes bajos, que se atreve a introducir una gran historia de amor en medio del fragor de la lucha política.

Uno de los protagonistas de esa trama sentimental es el personaje interpretado por el argentino Nahuel Pérez Biscayart, cuya actuación es realmente descomunal. Campillo sabe cómo cruzar lo público con lo privado sin que aparezcan fricciones: la fluidez entre los momentos dramáticos y festivos de la historia, apoyados por una preciosa banda sonora, es ejemplar.

Su estilo cinematográfico, en algunos tramos de corte casi documental, recuerda al de Laurent Cantet. No es casual: Campillo fue guionista y editor de Entre los muros, excepcional film de ese director francés.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.