Las grietas de Jara: gran sutileza emotiva

Las grietas de Jara

1:18
Video
Diego Batlle
(0)
17 de enero de 2018  • 19:53

Las grietas de Jara. (Argentina-España/2018) Dirección: Nicolás Gil Lavedra. Guión: Nicolás Gil Lavedra y Emiliano Torres, basado en la novela de Claudia Piñeiro. Fotografía: Sol Lopatín. Música: Nicolás Sorín. Edición: Alberto Ponce. Elenco: Joaquín Furriel, Oscar Martínez, Soledad Villamil, Sara Sálamo. Duración: 94 minutos. Calificación: apta para mayores de 13 años con reservas. Nuestra opinión: buena.

Tras Las viudas de los jueves, Betibú y Tuya, es el turno de la trasposición de otro best seller de Claudia Piñeiro. Las grietas de Jara -publicada en 2009- plantea una muerte (¿un accidente o un crimen?), pero no para incursionar en profundidad en los vericuetos del género policial sino como disparador para una reflexión sobre la descomposición moral en una sociedad con tendencia a la extorsión, la manipulación y el encubrimiento.

El protagonista y motor de la narración es Pablo Simó, integrante de un exitoso estudio de arquitectura manejado por Marta Horvath (Soledad Villamil) y Mario Borla (Santiago Segura). Nuestro antihéroe no parece demasiado conforme con su presente profesional ni con la tirante relación con su esposa (Laura Novoa) y su hija adolescente (Zoe Hochbaum). La inoportuna aparición de una bella y enigmática fotógrafa llamada Leonor (la española Sara Sálamo) generará tentaciones y temores.

Es que ella está buscando a Nelson Jara (Oscar Martínez), indignado propietario de un edificio lindante a una obra de la empresa que ha sufrido una grieta en la pared de su living provocada por una negligencia en la construcción. Esta exploración sobre las contradicciones internas, sobre la mentira y la culpa es interesante e inquietante, pero la narración y los diálogos por momentos no fluyen como debieran y, así, los conflictos resultan un poco forzados y las moralejas, demasiado subrayadas.

Cuando la película se mete en ciertas zonas íntimas (como la escena en que Pablo Simó se acerca a su hija) gana en sutilezas, en matices y alcanza una dimensión emocional que en varios otros pasajes carece.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.