A prueba del calor infernal y los achaques físicos: Juan Martín Del Potro ganó y ya está en la tercera rueda del Abierto de Australia

Australian Open Grand Slam
  • 4
  • 6 4
  • 7 7
  • 4
  • -
Karen Khachanov RUS
  • 6
  • 7 7
  • 6
  • 6
  • -
J. M. Del Potro ARG
Sebastián Torok
(0)
17 de enero de 2018  • 23:59

MELBOURNE.- Le hizo frente al calor infernal del estadio Hisense Arena y a sus propios achaques físicos. Se enfrentó con un jugador ocho años más joven que él. Pero una vez más se impuso la experiencia y el andar paciente: Juan Martín del Potro derrotó al ruso Karen Khachanov por 6-4, 7-6 (4), 6-7 (0) y 6-4 y ya está en la tercera ronda del Abierto de Australia.

El tandilense (12º preclasificado), que venía de superar en el debut al estadounidense Francis Tiafoe en sets corridos, se ilusiona en este ardiente primer Grand Slam del año. Después de haber jugado hoy un duelo de 3 horas y 44 minutos de duración, el camino seguirá el sábado: su próximo rival será un viejo conocido, el checo Tomas Berdych (19º), que superó al español Guillermo García López por 6-2, 2-6, 6-2 y 6-3.

Nada fue sencillo para Delpo. En el primer set desplegó toda su potencia para someter a su rival, que sufrió un quiebre en el tercer game del partido. Los latigazos con su derecha no le dejaron margen a Khachanov, siempre en situación desfavorable. Un arsenal de tiros y efectos de su revés con slice provocaron el desequilibrio inicial a favor del argentino.

El escenario se convirtió literalmente en un hervidero y la superficie rozó los 60 grados centígrados, una atmósfera que afectó especialmente a Del Potro, a quien se lo observó más lento en el segundo set, producto de esa excesiva temperatura que ya despertó las quejas de varios jugadores y jugadoras. De todas formas, maquinando punto a punto, la Torre de Tandil supo conducir el set hasta el tie break y allí se aprovechó de la mala toma de decisiones de Khachanov, por momentos apurado para definir desde cualquier sector.

Fuente: Reuters - Crédito: Toru Hanai

Khachanov, mucho más entero físicamente y con un saque demoledor (llegó a los 28 aces en total), pudo acortar distancias al apoderarse del tercer parcial con un score de 7-6 (0), justo cuando se cumplieron tres horas de partido. Del Potro sufrió el primer quiebre del partido en ese segmento y luchó no solo contra el ruso, sino contra sí mismo, ya que perdió el dominio del juego y sintió claramente el desgaste, lo que le restó aquella lucidez del primer set. La prueba más cabal se dio en el tie break, en donde no pudo sumar puntos.

En el cuarto set, luego de que quebrara para colocarse 3-2 arriba, Del Potro pidió asistencia médica por fuertes dolores en el aductor de la pierna izquierda. Aunque supo convivir con esas molestias que jaquearon su movilidad. Y ya no hubo más reacción de Khachanov, más allá de que recibió alguna "vida gratis", después de que Delpo desaprovechara una pelota de match point cuando intentó definir cerca de la red y se le fue ancha. Así, el tandilense empuja su carrocería hacia un nuevo sueño y prolonga su increíble resurrección deportiva en 2017, que lo llevó hace una semana a transformarse en top ten.

No había tres tenistas argentinos en la tercera rueda del Abierto de Australia desde 2006. En aquella oportunidad hubo cuatro: Chela, Gaudio, Coria y Nalbandian, que finalmente cayó en las semifinales con Baghdatis. Esta vez, son Del Potro, Nicolás Kicker y Diego Schwartzman.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.