Isela Costantini: el día que le prohibieron decir que estaba embarazada

José Del Rio
(0)
21 de enero de 2018  

Fuente: LA NACION - Crédito: Martín Lucesole

El camino de Isela Costantini en el universo de las empresas no fue fácil. En la entrevista con LA NACION revista cuenta cómo atravesó el momento en que quedó embarazada justo cuando iban a promoverla en su trabajo.

La expresidenta de Aerolíneas Argentinas se convirtió en best seller con Un líder en voz (editorial Sudamericana), un libro en el que brinda pautas sobre conducción. En la obra describe una situación incómoda, cuando tuvo que hablar con un jefe sobre su embarazo. "Mi jefe no se lo imaginaba, y cuando yo me enteré que estaba embarazada de mi segundo hijo, ya estaba casi de cuatro meses. Fui al médico, me hice los exámenes, los llevé y mi jefe me preguntó: '¿En serio, estás muy embarazada?'. Y yo le dije: '¿Qué significa estar muy embarazada?'. Me quiso preguntar si estaba muy avanzada en mi embarazo o si podían ser mellizos... Era solo uno".

Costantini da los detalles de la difícil circunstancia en ese encuentro con su superior, que también la aguardaba con una noticia inesperada: "Ese día, a primera hora, yo le había dicho que necesitaba hablar con él. La secretaria me dijo que estaba ocupado, pero que también quería hablar conmigo. Nos empezamos a pelotear hasta que él decidió empezar a hablar y me dijo, después de muchas idas y venidas: 'Te vamos a promover a directora'. Fueron los treinta segundos más largos de mi vida porque yo sabía lo que significaba ese rol de directora y todo lo que le había costado a él promoverme. Debía haber un montón de gente en el listado, era una posición global y era mi primera posición de directora. Me estaba saltando un nivel. Entonces me dijo: 'Veo que no estás muy contenta'. Yo le respondí: 'La verdad es que estoy contenta, pero si te cuento lo que te venía a decir, no sé si vos vas a estar muy contento'. Le conté que estaba embarazada. Fueron otros treinta segundos larguísimos. Se quedó como frustrado, y fue ahí que no pensó antes de decírmelo: '¿Cómo que estás embarazada? ¿Estás muy embarazada?'. Yo le dije que bueno, que no me promoviera, pero también era toda una sorpresa para mí saberme embarazada, consciente de que ya llevaba cuatro meses y que todavía no le había contado nada, y por eso me sentía culpable. Entonces me dijo: 'Bueno, por ahora no le cuentes a nadie que estás embarazada'. Pero yo lo veía complicado porque era un segundo embarazo y la panza se nota más. Y me fui sin decir más. Al quinto o sexto mes me llama la secretaria y me plantea que debía contarle al equipo. Yo tenía prohibido decirlo, hasta que me dijeron que ya era tiempo de contarlo porque la gente andaba preguntando si estaba bien, o si tenía un problema de tiroides, porque había cambiado la ropa que usaba, que ahora era más suelta. Ahí le terminé contando a mi equipo, estando casi en el séptimo mes...

Finalmente, con algo de humor, la exCEO de General Motors se refiere con una sonrisa a la respuesta que le dio su hijo Luca sobre esta anécdota de la que fue involuntario protagonista: "Se ríe, pero me mira con cara de asustado, porque se asombra de saber que tardé tanto en reconocer que él estaba en la panza".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.