0

Todos quieren que siga Daniel Orsanic, una luz entre algunas sombras

Sebastián Torok
0
18 de enero de 2018  

Los argentinos que jugaron el primer torneo de Grand Slam del año se expresaron en favor del capitán, incluso los que no volverán a disputar la Copa Davis, como Zeballos; la continuidad dependerá de la elección en la AAT
Los argentinos que jugaron el primer torneo de Grand Slam del año se expresaron en favor del capitán, incluso los que no volverán a disputar la Copa Davis, como Zeballos; la continuidad dependerá de la elección en la AAT Fuente: AFP

MELBOURNE, Australia.- Defender el largo plazo. Potenciar lo que se hizo bien y corregir las falencias. Apoyar al capitán que consiguió algo inédito. La Argentina y la Copa Davis tienen un nexo especial. Antes, cuando las finales por la Ensaladera se deshacían entre los dedos, y hoy, ya con el trofeo en la vitrina.

En general, en cada estación del circuito hay un argentino. Comenzaron siete en el cuadro principal del Abierto de Australia. Y cada uno dijo lo suyo sobre la continuidad de Daniel Orsanic como capitán, quien, a diferencia de otros años, no viajó a Melbourne Park pues la primera serie del año será en abril, no en febrero [el mes usual en el Grupo Mundial]. De todos modos, sí estuvo su mano derecha, Mariano Hood, como entrenador de Leo Mayer.

"Me parece bien que siga. Es el único capitán campeón en la historia de la Copa Davis en nuestro país y mientras siga teniendo cosas por aportar, está bien. Siempre hay que agradecerle lo que hizo, y lo que va hacer, esa dedicación que tiene. Y si está contento en ese lugar o donde sea, a mí me pone contento", apuntó Juan Martín del Potro, cuya etapa en la Davis se cerró luego del título obtenido en Croacia en 2016.

Quien sí sigue y seguirá involucrado es Guido Pella. Frontal, el bahiense está hastiado de cosas periféricas. Así se despachó ante la nacion: "Me cansó un poco el tema. No la Davis en sí, sino cómo somos como sociedad. No hay forma de decir algo sin que alguien salte a matarte con mala intención. Soy una de los pocos que hablan sin cassette, digo lo que me parece correcto y me cansé de recibir insultos de gente que no conozco. Siempre apoyé la Davis, siempre apoyé los proyectos de largo plazo porque son la manera de salir adelante, no solamente en el deporte sino también como país. Orsanic, si tiene fuerzas, debe quedarse el tiempo que crea. Después, si en la elección de la Asociación gana Calleri [en abril, tras la serie por la Zona Americana con Chile o Ecuador] y decide que Orsanic no esté y mete a alguien, apoyaré a ese alguien para que esté mil años. Porque no creo en los proyectos a corto plazo. Los de largo son algo que en la Argentina no se valora, no está en la cultura. Si perdés sos el peor del mundo, como me ha pasado. El análisis a nadie le importa. Es quién ganó, quién perdió; no vale si tuviste un match-point. Ojalá en algún momento salgamos de todo esto. Voy a apoyar a Orsanic porque está hoy, porque lo banco, porque es el único capitán que sacó campeón de la Davis a Argentina y lo valoro".

Aun así, Pella continuará disponible. "Lo que digo no me quita ganas de jugar. Al amor que le tengo a la camiseta de mi país y a la Davis no voy a perderlo; es pasión. Sí me cansa que si no tenemos un resultado positivo digan 'el muerto este', 'este pecho frío'. No hay respeto. No porque me genere algo en mi tenis; no me importa. Sí me da mucha pena esa realidad social", profundiza.

Diego Schwartzman, el otro singlista que estuvo en el repechaje perdido en septiembre en Kazakhstán, dijo: "Voy a estar siempre en la Davis. Me encanta". También Federico Delbonis tiene la idea de reaparecer, aunque su prioridad -lógica- es volver a competir con libertad tras una lesión en la cadera: "Siempre la Davis es especial para mí. A lo que viví, desde la primera serie hasta la última, nunca voy a vivirlo en el circuito. En las series me siento bien, rodeado por gente con la que quiero estar, pasando la semana, los nervios. Nunca descarté la Davis. Espero que el físico me ayude".

Sobre la continuidad de Orsanic, el jugador que ganó el quinto punto de la final en Zagreb expresó: "Más allá de lo que nosotros le digamos o pidamos, Daniel debía tener ganas. Si él lo ratificó lo hizo porque le quedan cosas por dar y porque los jugadores lo apoyan. Porque si nosotros no lo apoyáramos él sería un títere del grupo. Lo importante es que siga el respeto y se tire para adelante, como en todo este tiempo". Y agregó: "Es una decisión muy linda que se ratifique al capitán más allá de los resultados. Lo que falta hoy en la Argentina es proyectos a largo plazo, en que se pueda plasmar ideas. Queremos las cosas muy rápidamente y eso es complicado, sobre todo en el deporte, en que es todo muy justo. Estoy de acuerdo con su idea [la de Orsanic]. Obviamente, no todo el mundo lo está, y es entendible. Esperemos que la decisión de él no cambie más allá de quién esté en la presidencia. Eso va a hablar bien del que entre como presidente, cualquiera sea".

Respecto al mapa político, Pella dejó su mirada: "Con Agustín [Calleri] no me junté todavía. Imagino que lo haremos en breve. No escuché qué planteos tiene, qué forma de trabajar quiere. Banco a los que están ahora porque creo que están haciendo cosas bien; se puede corregir más cosas. Los que están ahora me parecen buena gente, aportan bastante al tenis argentino. Ojalá construyamos entre todos para el tenis, con los que se van y los que vienen, pero lo veo difícil, muy difícil".

Schwartzman será, sin dudas, una de las banderas de los próximos años en la Copa Davis. Reflexivo, apuesta a la evolución: "Siempre está bueno mantener a alguien más allá de los resultados. Hay un montón de cosas y de trabajo que uno no ve más allá de la semana de la Davis. Orsa está a cargo de un montón de situaciones y me parecería que debería tener una ayuda de su categoría, de otra persona, para que no tenga que estar en todos lados y que todos los chicos tengan la misma atención. Ojalá, si se queda el oficialismo o viene una nueva presidencia, sumen a alguien a la gente que tiene. Para que las cosas terminen de funcionar bien en la Asociación falta más gente que se haga cargo de más situaciones. Orsa intenta hacerse cargo de todo, de los más chicos, de la Davis, de venir a los torneos de Grand Slam... A veces es difícil estar en todos lados".

Quien no tiene intenciones de regresar a la Davis es Horacio Zeballos. "Prefiero priorizar mi carrera. Ya estoy grande y en los momentos en que se juega la Davis uno descansa. Quiero estar con mi hija, voy a ser papá de nuevo y quiero apoyar a mi mujer. Esas semanas de la Davis desgastan más que lo que ayudan y decidí no jugar", sostuvo el marplatense, que, además, no comulga con Orsanic. Más allá de eso, opinó: "El descenso no importa. Ganar la Davis vale mucho más. Es importante y está bueno que Orsanic siga para que tenga continuidad".

Los otros dos argentinos que participaron en el cuadro principal en Melbourne son Nicolás Kicker y Leonardo Mayer. El jugador de 25 años aún no debutó por la Davis y no tiene claro qué hacer; incluso tendría una chance de ser contratado por Austria (posee pasaporte de ese país). Mayer, a su vez, no actuó contra Kazakhstán y afirmó que su ciclo había terminado. Pero quienes lo conocen creen que si logra equilibrar su carrera en el tour y recobrar la pimienta, puede volver. De hecho, dijo a la nacion: "Pienso en el circuito y en mi familia. Que esté Orsa ayuda un poco a que por ahí algún día me convenza. Por ahora, no".

El objetivo de todos es regresar cuanto antes al Grupo Mundial.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.