Suscriptor digital

En Roma, los taxistas reciben clases de cortesía y cultura

El curso de seis semanas tiene el objetivo de mejorar la forma en la que los taxistas atienden a los clientes extranjeros
El curso de seis semanas tiene el objetivo de mejorar la forma en la que los taxistas atienden a los clientes extranjeros Crédito: Gentileza Viajes Italia
(0)
20 de enero de 2018  

ROMA (The New York Times).- La mayoría de los visitantes de Roma le dan a la ciudad buenas calificaciones por sus monumentos, comida, clima y estilo de vida relajado, eso que llamamos la "dolce vita". Sin embargo, los taxistas de Roma muchas veces reprueban. En las redes sociales abundan las historias que advierten sobre estafas que a menudo tienen que ver con recorridos pintorescos -pero no solicitados- por los atractivos históricos de Roma o taxímetros que avanzan a una velocidad que quizá excede la permitida.

Esa no ha sido la mejor carta de presentación para la capital italiana, en especial debido a que los taxistas suelen ser los primeros lugareños con los que interactúan los turistas. Y es la razón por la que días atrás una decena de taxistas se dio cita en un sobrio salón de conferencias de un hotel y tomó un curso intensivo de "cortesía, hospitalidad, idioma y excelencia".

El curso de seis semanas tiene el objetivo de mejorar la forma en la que los taxistas atienden a los clientes extranjeros, que incluye además cómo proveer información básica en distintos idiomas.

"Quizá es mucho pedir que tengan conocimientos profundos de historia del arte", comentó Maria Cristina Selloni, directora del departamento municipal de turismo, quien desarrolló el programa de estudios. "Sin embargo, sería bueno que ofrecieran algunas anécdotas, además de consejos sobre qué muestras o exposiciones deberían ver los visitantes, así como un poco de conversación".

Diferencias culturales

Cerca de 750 de los 6000 taxistas de Roma se han inscripto al curso, que incluso explora las complejidades de las diferencias culturales, así como nociones básicas de cortesía común. El departamento de turismo de la ciudad ha adaptado cursos similares para el personal de los hoteles y las empresas privadas de hospedaje, como Airbnb.

Selloni informó que la demanda de capacitación en materia de hospitalidad se ha vuelto urgente en años recientes debido al aumento importante de turistas de China y el Medio Oriente. Por ende, el curso ofrece un panorama general de normas sociales en varias culturas, incluyendo la proxémica nacional (la cantidad esperada de espacio personal), la comunicación no verbal y los gestos hechos con las manos que pueden resultar ofensivos.

"Alguien tiene que decirle al pobre taxista que no puede ser el primero en darle la mano a una mujer árabe ni tocar el equipaje de alguien de China salvo que la persona lo autorice", comentó Selloni, quien hizo notar que la Unión Europea había nombrado el 2018 como "El año del turismo entre la Unión Europea y China", y que Roma esperaba recibir a muchos visitantes asiáticos.

Casi la mitad del curso está destinado a los idiomas, principalmente el inglés (con varias frases como "Tenga un buen día", "embotellamiento", y "Por favor no fume en el taxi"-, así como el árabe y el mandarín.

"¿Cómo se dice 48 en chino? [el precio en euros de un viaje del centro de Roma al aeropuerto]", preguntó un taxista a Haohao Zheng, el profesor que tenía a la clase sufriendo para poder pronunciar "xie xie" (gracias), explicándoles que el sonido era similar al que "hacen las ancianitas sin dientes".

Las clases de Zheng incluían geografía, historia, tradiciones y requisitos de viaje, así como también meteduras de pata culturales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?