Juan Martín del Potro, el único culpable de que el mundo del tenis siempre espere mucho de él

El adiós de Delpo al Abierto de Australia 2018
El adiós de Delpo al Abierto de Australia 2018 Fuente: AP
Sebastián Torok
(0)
20 de enero de 2018  • 12:16

MELBOURNE.- Juan Martín del Potro es el único culpable. Sus escopetazos, su adicción al triunfo, sus obstáculos superados, sus victorias épicas, su fortaleza mental, sus milagrosos regresos luego de coquetear varias veces con el retiro. Todo ello generó que el mundo del tenis espere, siempre, mucho de él.

Lo logró él. Lo contagiaron sus recursos. Por eso, cuando el gigante de Tandil se despide con indiferencia de un torneo, aun hoy cuando todo el mundo sabe la cantidad de veces que debió ingresar en un quirófano, adquiere matices frustrantes. Y si el mazazo es como el que le dio Tomas Berdych en la tercera rueda del Abierto de Australia ( el checo triunfó por 6-3, 6-3 y 6-2, en 2h16m), es una decepción. Sin embargo, el discurso de Del Potro no va de la mano con esa altísima expectativa que generan sus golpes. Es probable que apenas unas horas después de su derrota el tenista ya no esté en Melbourne; pero lo que rescata es que su vuelo tenga destino argentino y no estadounidense para visitar al cirujano que le operó las muñecas cuatro veces.

El resumen de su derrota ante Berdych

"Estoy contento de volver a estar en las primeras posiciones, sin que sea mi mayor objetivo, porque la verdad que el número en el ranking no me cambia mucho. Sí me cambia seguir jugando al tenis y no sentir ningún dolor físico, ni tener que parar por ninguna lesión. Después de acá no tengo que ir a ver a ningún médico, estoy sano y eso es mucho para mí", dice Del Potro luego de haber sido absolutamente superado por Berdych, en el primer grande la temporada. El tandilense repite el mensaje una y otra vez, una y otra vez. ¿Lo pensará verdaderamente?

Luego de lucirse en los primeros dos partidos [frente a los peligrosísimos Frances Tiafoe y Karen Khachanov], derramando grandes dosis de paciencia y explosión, su poderío se diluyó. Fue Berdych gran responsable de ello, es cierto, pero Del Potro no tuvo reacción frente a un jugador al que supera en el historial (ahora, 5-4). "Mi análisis es el que se vio adentro de la cancha. A Tomas lo sentí todo el tiempo en un nivel superior. No le pude encontrar ningún hueco a su juego. Cuando yo le tiraba con slice, él también me devolvía con slice muy bien. Me presionaba sobre mi revés. Hizo un planteo muy inteligente y lo hizo a la perfección. Por eso me ganó", explicó el número 10 del tour.

Del Potro y un temprano adiós en Australia
Del Potro y un temprano adiós en Australia Fuente: AFP

Del Potro se mostró sin fuego en los golpes. Aturdido. Por momentos cabizbajo. Sin seguridad en el saque (se lo quebraron siete veces y logró un 24% de puntos ganados con el segundo servicio) ni en el habitual martillo de drive que provoca asombro (solo consiguió nueve winners con ese tiro). Jugando una batalla gestual con su rival en el amanecer del partido que no le sirvió para nada. Berdych, actual N°20, lució un ritmo infernal desde el inicio del juego en el estadio Hisense Arena, tomó la iniciativa en la mayoría de los puntos; estuvo bien afirmado, sin dudar, atento a los movimientos de Del Potro y lanzando tiros cargados de pimienta. En sus primeros dos desafíos en Australia, Del Potro había mostrado un poder de fuego fenomenal; pero en el sábado australiano fue una sombra. Apenas consiguió 26 winners contra los 52 de Berdych. El checo, con 20 aces, lo borró de la cancha. Lo eclipsó. Ni el favoritismo del público logró hacer reaccionar al hincha de Boca.

"Intenté varias cosas, pero mi mayor defecto fue el comienzo de cada punto con mi saque; no lo hice bien durante todo el partido, él me quebró muchas veces, los breaks que tuve no los pude concretar y se dio como la combinación de que él jugó muy bien y que a mí me hizo jugar muy mal", comentó Del Potro. Pensó, en vano, que en algún momento Berdych podría bajar su intensidad: "De hecho creo que bajó un poco sobre el final, yo empecé a sacar un poquito mejor pero ya el partido estaba muy atrás y fue muy tarde". El jugador entrenado por Sebastián Prieto, además, no puso excusas físicas: "No, no me afectó para nada el calor del otro día. Pero deseo no volver a jugar con ese calor porque la pasamos muy mal todos".

El saludo con Berdych tras la derrota
El saludo con Berdych tras la derrota Fuente: Reuters

El Abierto de Australia es el único Grand Slam en el que Del Potro no pudo alcanzar, como mínimo, las semifinales. Su mejor tarea fue haber alcanzado los cuartos de final en 2009 y 2012 (en ambas perdió con Roger Federer). Antes del torneo, especialmente por el furioso sprint final que dibujó en 2017, el campeón del US Open 2009 fue señalado como uno de los candidatos a levantar el trofeo en el Rod Laver Arena el 28 de enero. Los jugadores en actividad, los ex tenistas convertidos en comentaristas de TV, la prensa internacional, el público; todos coincidían. Ello, interiormente, ¿puede presionar a Del Potro? "No, no. A lo largo de mi carrera, a cada torneo que voy hay buenas expectativas con mis resultados y para nada es una presión. Cuando gané el US Open también era favorito y lo gané. Y acá, como dije en la previa, cuando Tomas está derecho juega a este nivel y no solo me puede ganar a mí sino a cualquiera y puede ganar el torneo también. Es de los jugadores más peligrosos y con más potencia que hay en el circuito".

Delray Beach, Acapulco, Indian Wells y Miami serán las próximas estaciones en las que Del Potro se detendrá. ¿Con qué anhelo? "Mi principal objetivo para el año es completar todas las giras que quiera hacer, algo que el año pasado no lo pude concretar", comenta, mesurado. ¿Y enojado por irse en la tercera rueda de Australia pese a que tenía buenas chances de llegar lejos? No, para nada. "Para lo que es el arranque de la temporada, y teniendo en cuenta que el año pasado arranque a fines de febrero, haber llegado a una final [en Auckland] y haber ganado dos partidos en Australia está bien".

¿Lo creerá así? Él mismo puso la vara muy alta. Él acostumbró al mundo del tenis a las grandes actuaciones. Tiene una larga temporada por delante para recuperar la memoria.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.