Meghan Markle fue víctima de comentarios racistas por parte de una modelo británica

El escándalo salpicó a un líder político ultraconservador
El escándalo salpicó a un líder político ultraconservador Crédito: Agencias
(0)
20 de enero de 2018  • 11:44

La casa real británica parece haber recibido a Meghan Markle con los brazos abiertos. Muchos aseguran que la buena predisposición se debe, en parte, a que desde que el príncipe Harry anunció su compromiso con la exactriz estadounidense sentó cabeza y se muestra mucho más centrado. El pueblo británico, en general, también parece ver con buenos ojos su llegada. Sin embargo, en este marco de aparente armonía, una serie de mensajes de WhatsApp en los que una modelo se refieren a Markle como “negra estadounidense” generaron un escándalo mediático y político.

La modelo británica en cuestión es Jo Marney, de 25 años, quien en una conversación privada con un amigo aseguró que la prometida de Harry “mancharía la casa real con su semilla” y que su matrimonio posibilitaría la llegada de “un rey negro”. Además, la acusó de ser “una simple y estúpida plebeya con cerebro de pájaro de la que nadie había oído hablar hasta que empezó a salir con Harry”.

Este no es el primer escándalo en el que Marney se ve involucrada. La modelo se hizo conocida por ser la nueva novia del líder del partido ultraconservador UKophile Ukip, Henry Bolton. El hombre, de 47 años decidió abandonar a su esposa y madre de sus dos hijos la misma noche de navidad en la que conoció a la modelo en una fiesta. Su decisión, claro, generó un revuelo que derivó en que varios miembros del partido pidieran su renuncia.

Es por eso que las declaraciones de Marney cobraron una especial relevancia y han tenido gran rebote en los medios. En la conversación publicada por The Mail on Sunday, el interlocutor de la modelo la acusó de ser racista y ella redobló la apuesta: “¿Y qué? No querer que otras razas y culturas invadan tu propia cultura no significa que odie su raza. Significa que no quiero ver a su cultura invadiendo la mía”, aseguró.

Cuando el tema estalló y su novio vio otra vez peligrar su liderazgo, la modelo esbozó una tibia disculpa en las redes sociales. “No era mi intención ofender a nadie y me disculpo sin reservas por cualquier ofensa o herida que mis mensajes hayan podido causar a miembros del público, de UKIP, mis amigos, mi familia y mis seres queridos”, escribió.

En la semana, presionado por su propio partido, Bolton se vio obligado a terminar su romance. “No defiendo sus palabras”, dijo a la cadena británica ITV. “Jo fue suspendida a la espera de una investigación interna del Partido, y el racismo está condenado por nuestras reglas de procedimiento”, informó. El comité tomará una decisión sobre el tema el domingo 21 de enero. La casa real, en tanto, decidió guardar silencio.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios