Rally Dakar: Carlos Sainz se consagró a los 55 años y los argentinos Benavides y Cavigliasso fueron segundos en moto y cuatriciclos

Carlos Sainz mantuvo la hegemonía de Peugeot
Carlos Sainz mantuvo la hegemonía de Peugeot Fuente: AFP
Fernando Vergara
(0)
20 de enero de 2018  • 15:07

CÓRDOBA.- Después de dos semanas de competencia, una travesía por tres países y casi 9000 mil kilómetros recorridos, la línea de llegada en un Rally Dakar aglutina decenas de sensaciones encontradas. La mayoría de ellas con la algarabía y el orgullo de haber arribado a la meta, no sin antes recordar las desventuras que pone en el camino una competencia tan exigente. Cada uno con su historia y su objetivo puntual, los argentinos completaron un raíd que tuvo al salteño Kevin Benavides y al cordobés Nicolás Cavigliasso como los más destacados con los segundos puestos en motos y cuatriciclos, respectivamente.

En la línea de las estrellas legendarias que relucen en este evento apareció Carlos Sainz (Peugeot). El español, de 55 años, defendió su ventaja de más de 45 minutos sobre sus perseguidores en la decimocuarta y última etapa, con salida y meta en Córdoba y con 120 kilómetros de especial. De esta forma, el madrileño firmó su segunda victoria general en el rally más duro del mundo, después de alcanzarlo por primera vez en el año 2010 a bordo de un Volkswagen Touareg. “A la edad que tengo ya hice lo que tenía que hacer en el automovilismo. Estoy feliz de volver a conseguir esta victoria. Nunca hay que darse por vencido, cuando hay trabajo y ganas las cosas salen bien”, expresó el campeón La particularidad de esta edición, además, es que Peugeot compitió por última vez. La marca del León llegó con la principal candidata y lo reafirmó en la última jornada. Toyota se adueñó del segundo y tercer lugar en la general gracias al catarí Nasser Al-Attiyah y el sudafricano Giniel De Villiers.

El piloto español ganó su segundo título después de ocho años; además, la bandera albiceleste se subirá al podio
El piloto español ganó su segundo título después de ocho años; además, la bandera albiceleste se subirá al podio Crédito: dakar.com

En el Dakar más duro de todos los que se han realizado en Sudamérica el piloto español se transformó en el corredor de más edad en consagrarse dentro de la categoría coches. “¿Qué fue lo más complicado de este Dakar? ¡Todo! Honestamente, me sentí campeón cuando Stéphane Peterhansel chocó contra una piedra, en la penúltima etapa”, confesó.

En esta edición del Dakar apenas han terminado el 57% de los pilotos que partieron, lo que da aún más valor a la espectacular victoria del madrileño, que se ha impuesto en dos etapas, aumentando su cuenta a 31. “Todas las etapas fueron complejas, me cuesta encontrar una puntual. Eso hace que la alegría todavía sea aún mayor”, agregó Sainz.

Entre los argentinos, Sebastián Halpern fue el mejor ubicado entre los coches con su 9° posición. Detrás se ubicó otro mendocino, Lucio Álvarez. “Hicimos un gran Dakar. Nos divertimos y es lo más importante. El resultado fue muy satisfactorio porque además lo terminamos. Lo más complicado fue salir adelante en las dunas del desierto peruano. Creo que hubo demasiada arena pero así es el Dakar”, analizó Halpern. “En la última largada le dije a Sebastián que mirásemos a los costados. No lo podíamos creer: de un lado Sainz, del otro Peterhansel, más allá Despres, Al Attiyah”, añadió el copiloto Eduardo Pulenta.

Entremezclado entre las motos, la emoción se trasladó a Kevin Benavides (Honda), que concretó una gran actuación. Sin embargo, pese a ganar la última etapa la celebración quedó en manos del piloto austriaco Matthias Walkner (KTM).

Benavides precisaba recuperar cerca de 22 minutos en los 120 km de especial cronometrada de la última jornada. Aunque el salteño se adueñó del tramo no pudo remontar la desventaja con Walkner y se quedó casi a 17 minutos de él. En tanto, el australiano Toby Price (KTM) cerró el podio. “Sabía que si no pasaba nada raro me iba a resultar difícil alcanzarlo. Pero me di un gran gusto y el sabor de boca es bueno. Las sensaciones que me llevo son excelentes”, dijo el salteño.

Al ser consultado sobre el futuro, el corredor de 29 años lo vislumbró con optimismo. De hecho, se convirtió en el sudamericano mejor ubicado en la historia del Dakar en motos. “Es un honor y eso me demuestra que se puede. Voy a volver porque tengo un sueño todavía más grande y es ganarlo”, confesó.

Igual de satisfactoria resultó la actuación de Cavigliasso, la sorpresa albiceleste en cuatriciclos. “Mi objetivo es llegar a la meta”, había dicho en la previa. No sólo lo consiguió, sino que además fue el mejor debutante en la historia de esta categoría. Por delante quedó el chileno Ignacio Casale, quien ya se había consagrado en 2014. “Fue muy duro. No conocía de qué se trataba esto, pero sentí una adrenalina impresionante. Me entrené muy bien para competir y terminamos con una buena labor”, explicó Cavigliasso, ganador de tres etapas.

Entre los camiones, la corona quedó en manos del poderoso equipo Kamaz. Después de la polémica deserción del cordobés Federico Villagra, su principal adversario, el ruso Eduard Nikolaev, se coronó bicampeón del Dakar.

En la categoría UTV (Vehículos Utilitarios Todo Terreno), el título quedó nuevamente en manos de un brasileño. El año anterior había vencido Leandro Torres y esta edición fue para el experimentado Reinaldo Varela.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.