Suscriptor digital

Adicción a los videojuegos

Los entretenimientos que ofrece Internet pueden producir las mismas conductas adictivas que se observan en las ludopatías tradicionales
(0)
21 de enero de 2018  

Según se anticipa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrecerá próximamente una codificación actualizada de las enfermedades que afectan a la población mundial y entre ellas incluirá el uso excesivo de los videojuegos, dentro de la categoría de los trastornos mentales relacionados con los comportamientos adictivos.

La citada organización internacional convocó a una comisión de especialistas para que definieran y caracterizaran esa conducta que no se limita a una sola franja etaria pues se observa tanto en chicos como en mayores, y que tendría rasgos comunes en unos y otros, como la persistencia o recurrencia de la necesidad de jugar.

Las propuestas son analizadas no solo por esa comisión especializada, sino también por sociedades médicas y científicas. La consideración de los videojuegos se originó por la importancia que han ido adquiriendo diversas afecciones contraídas en el curso de su práctica reiterada. Estos trastornos poseen características emparentadas con las denominadas ludopatías; es decir, rasgos propios de adicciones que se contraen a través de la experiencia repetida del juego.

Esta alteración de la conducta se distingue por algunas peculiaridades. Básicamente, a quien padece de esta adicción se le hace imposible inhibir el deseo de jugar y, una vez comenzado el juego, no puede abandonarlo. Como consecuencia, otorga a los videojuegos una decidida preferencia, relegando otros compromisos diarios, tanto laborales o escolares como con su propia familia. Otro rasgo de su comportamiento es la persistencia en dicha actividad lúdica, a pesar de sus efectos negativos. Se advierte que el trastorno descripto puede alterar severamente la vida personal y social de quien lo padece al originar situaciones conflictivas de modo continuo o episódico.

Es recomendable atender un testimonio de la OMS que se relaciona con el uso de las tecnologías de las comunicaciones, como Internet y dispositivos como el teléfono celular, la tablet y la consola de juegos. Todas las innovaciones proveen beneficios, pero su uso excesivo crea problemas de salud, según se advierte al tratar la cuestión de los videojuegos.

En este sentido resultan también significativas las palabras de Moty Benyacar, director de la Maestría del Psicoanálisis en la Universidad del Salvador, al aludir a la cuestión de los video-juegos: "No lo incluiría como una enfermedad, pero sí como una manifestación con potencial patogénico".

En cualquier caso, sería importante que las autoridades del área de salud comiencen a evaluar campañas y programas para prevenir esta nueva clase de adicciones. Al mismo tiempo, es preciso que los padres adopten las medidas necesarias para que los videojuegos asociados a las nuevas tecnologías no terminen siendo un chupete electrónico que aleja a sus hijos de la realidad y de las relaciones sociales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?