Ernesto Cavassa: "Es una pena que lo que quede del viaje sea la frase sobre el obispo Barros"

El jesuita peruano, un viejo conocido de Francisco, habló sobre la polémica generada en Chile
Elisabetta Piqué
(0)
21 de enero de 2018  

Francisco, ayer, aclamado al llegar en el papamóvil a la playa de Huanchaco, en Trujillo
Francisco, ayer, aclamado al llegar en el papamóvil a la playa de Huanchaco, en Trujillo Fuente: Reuters - Crédito: Alessandro Binachi

LIMA.- El sacerdote Ernesto Cavassa fue uno de los 100 jesuitas que se reunieron anteanoche con el Papa en la Iglesia de San Pedro de esta capital. Conoce a Jorge Bergoglio desde 2007, cuando participó en la reunión del episcopado latinoamericano en Aparecida, Brasil, como cabeza de los provinciales de América Latina y hoy es rector de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya de Lima. En una entrevista con LA NACION no ocultó su preocupación de que la defensa que hizo en Chile el Papa de un cura acusado de encubrimiento eclipse el resto de su mensaje.

-¿Cómo evalúa la etapa chilena del viaje, que fue muy cuestionado por su defensa del obispo de Osorno, Juan Barros, acusado de encubrimiento de abusos?

-Es una pena que lo que haya quedado como mensaje sea precisamente la frase que se refiere al obispo Barros. No tengo elementos de juicio para evaluar esta frase. No conozco el tema del obispo. Entiendo que el Papa pide pruebas porque como suele hacerse y como es el sentido común presume inocencia hasta que no se den muestras de lo contrario. Doy confianza a lo que el Papa dice sobre todo cuando veo en otros casos como el del cardenal australiano George Pell. El mismo Papa también dijo al cardenal que vaya a Australia y que ahí mismo muestre que efectivamente está libre de todo cargo. Es decir, actúa conforme con cada situación y me fío de que tiene él los elementos de juicio para ello.

-La defensa del Papa dejó muy descontentos a los chilenos...

-No quisiera que ese suceso terminara siendo lo único significativo de la visita. Porque me parece que hay otras cosas muy buenas. A mí me parece que, en primer lugar, el Papa fue muy crítico de la propia Iglesia. Fustigó al clericalismo. Conozco pocos papas que hayan hablado tan fuerte a los eclesiásticos sobre los pecados de la Iglesia. Este Papa lo hace valientemente y no solamente hacia afuera sino hacia dentro.

-¿Qué le pareció el discurso papal ante el presidente peruano, en el que fustigó la corrupción de los gobiernos latinoamericanos?

-Muy significativo. El Papa llama a todos los peruanos a enfrentar la corrupción. Nos dice que la corrupción es evitable, que no es un destino. Exige el compromiso de todos, lo cual significa que es un problema social, no solamente un problema del Estado, del gobierno. Porque en el país, según las encuestas, el 70% de los peruanos somos tolerantes a la corrupción, entonces, es famoso el dicho "Te roba, pero hace obra". Es decir, con tal de que haga obra, no importa que robe. Lo que estamos viendo es que este robo no significa que haga obra.

-¿Qué impacto espera de la visita a la Amazonia y cómo juzga hasta ahora la visita a Perú?

-La visita resultó muy buena hasta ahora, y el Papa está siendo muy acogido y bien recibido ahí donde va. Perú es un país muy religioso y mayoritariamente católico. Por lo tanto, la presencia del Papa tiene mucho impacto. Cuánto impactará en el futuro, no sabemos. A mí me interesaría ver qué va a suceder después de la visita. Cómo es que como país, sociedad e Iglesia vamos a ir recibiendo, recogiendo y aplicando todos los temas que trató Francisco y que forman parte de la agenda nacional.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?