Guerras narco: cinco zonas en permanente conflicto por la comercialización de drogas

Daniel Gallo
(0)
21 de enero de 2018  

Un adolescente de 19 años se convirtió este mes en el enemigo público N° 1 en Rosario. Desafiante con su ametralladora FMK3, el arma policial preferida por los narcos argentinos, Alan Funes lanzó a su clan a un enfrentamiento abierto contra la familia Caminos. Cuando Los Monos parecían contenidos con los arrestos de sus jefes y principales sicarios, la sangre llegó nuevamente a las calles. Otra vez Rosario quedó como escenario de una guerra narco, que suma al menos 15 muertos este año y unos 30 en los últimos 20 meses. Pero no es allí el único lugar donde el narcomenudeo salda con muertes sus disputas territoriales.

Pese a algunos momentos de aparente calma, la tensión narco se mantiene en las villas 1-11-14 y 31. En Barrio Mitre, en el barrio porteño de Saavedra, los vendedores locales de drogas pelean con la expansión propuesta por organizaciones radicadas en el Bajo Flores. Y en La Plata al menos tres grupos buscan "colonizar" la calle 524.

Se trata de cinco zonas de conflictos narco activos que preocupan a las autoridades.

"Estos son grupos que pueden tener alguna complejidad en su organización y pueden tener que ver con la comercialización de estupefacientes, pero en los homicidios vemos que tienen que ver más con peleas de barras, tribales, familiares", explicó en los últimos días el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro.

De todas maneras, el encadenamiento de asesinatos y la exposición pública buscada por los narcos -Alan Funes difundió un video mientras disparaba su ametralladora- aumentaron la preocupación. En los próximos días, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se reunirá con el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, para coordinar operativos especiales.

La situación de Rosario sirve como ejemplo concreto de la actualidad narco argentina. Allí pasa lo mismo que en las otras áreas "calientes", solo que la sed de sangre es más profunda entre los clanes rosarinos. Los grupos de narcomenudeo se concentran en zonas territoriales cercanas al lugar de residencia de los integrantes. En Rosario eso ocurre en los barrios La Tablada, Mercado y República de la Sexta, por ejemplo, ubicados en la zona sur. Las organizaciones tienen un núcleo familiar, con satélites conectados por lazos de amistad.

Tanto en la villa 1-11-14 como en la villa 31 los enfrentamientos dividen a las bandas de acuerdo con la nacionalidad. Informaciones de inteligencia criminal determinaron que en el Bajo Flores el clan de origen peruano tiene influencia en las avenidas Perito Moreno, Varela y Riestra, desde la manzana 21 a la 30, mientras que la banda de nacionalidad paraguaya controla las manzanas 5, 6, 7, 8, 9A, 9B y 26.

Tensión constante

Las autoridades nacionales consideran que la presencia de las fuerzas federales consiguió disminuir allí la lucha entre clanes que se dio en 2015 y 2016. Sin embargo, aceptan los funcionarios que aún no pudo desarticularse totalmente el poder narco en la 1-11-14. Parte de la organización de origen peruano, al menos una derivación de ese grupo, busca expandir sus actividades al barrio de Saavedra, a la zona conocida como Barrio Mitre. Los investigadores estiman que allí se procura establecer una cabecera de acopio de drogas para abastecer luego los búnkeres de la villa 1-11-14.

El negocio del narcomenudeo es millonario. Una investigación del juez federal Sergio Torres señaló la semana pasada que Marcos Estrada González, el detenido jefe del clan peruano, obtenía ganancias de al menos $500.000 cada día.

La expansión narco desde la 1-11-14, tal como estaría en marcha con Barrio Mitre como objetivo, no es nueva. Causó una guerra que continúa, atenuada hoy por la presencia de fuerzas federales, en la villa 31. Allí las zonas más conflictivas se ubican en las manzanas 99, 102 y 104, y en los sectores conocidos como Playón Este y San Martín.

Entre las autoridades bonaerenses hay preocupación por varios latentes focos de disputa narco, en zonas de Moreno y Lomas de Zamora, pero la policía intervino la semana pasada para frenar un brote de violencia en La Plata. Al menos tres grupos se enfrentan por los puestos de venta de drogas en la calle 524, entre 27 y 29. "Hubo varios hechos de violencia en la disputa de la venta al menudeo de estupefacientes", explicaron investigadores policiales tras decomisar varias armas.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?