La maldición australiana de Rafael Nadal

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
Nadal se despidió antes de lo esperado en Australia
Nadal se despidió antes de lo esperado en Australia Fuente: Reuters
(0)
23 de enero de 2018  • 12:11

"Es como si la pierna no estuviera en el sitio correcto", le dijo Rafael Nadal al médico que lo atendió hoy antes de verse obligado a abandonar en los cuartos de final del Abierto de Australia.

Quizás no sea sólo la pierna: es como si Nadal al completo no estuviera en el sitio correcto. Esa pierna, la otra y el resto de su anatomía, porque ningún Grand Slam ha sido tan ingrato y ningún escenario tan cruel como lo son Australia y el Rod Laver Arena con el español.

Si el físico lo hubiese acompañado, Nadal tendría hoy dos, tres o quizás cuatro títulos de Australia y libraría un mano a mano mucho más parejo, o incluso superaría a Roger Federer en la lucha por ser el jugador con más títulos de Grand Slam. Pero Nadal tiene sólo un título en Melbourne (2009), contra 10 en París, tres en Nueva York y dos en Londres. Por eso es que el suizo supera por 19 a 16 al español y quizás lo haga por 20 a 16 dentro de unos días, beneficiario de un torneo que se le abrió como pocos.

La lesión de Nadal hoy es el capítulo más fresco de una saga brutal, que tiene como momento cumbre la final de 2014, aquella que perdió lesionado con el suizo Stanislas Wawrinka. En esa húmeda noche de Melbourne, al español le sucedió algo inédito en su carrera: fue abucheado por el público.

A los espectadores les costó entender por qué Nadal se refugiaba en el vestuario, y a Wawrinka le costó horrores ser campeón ante un jugador que lo había derrotado siempre: cuando se dio cuenta de que enfrente tenía un rival disminuido, el brazo se le agarrotó. Miedo a ganar, ni más ni menos. La lesión de Nadal le dio el plus que él no estaba en condiciones de aportar. Y así, Wawrinka fue campeón.

Si el físico lo hubiese acompañado, Nadal tendría hoy dos, tres o quizás cuatro títulos de Australia y libraría un mano a mano mucho más parejo, o incluso superaría a Roger Federer

Obligado a abandonar ante Andy Murray en 2010 por una lesión en la rodilla derecha, jugó lesiondo y perdió con David Ferrer en 2011, una situación similar a la de Wawrinka en 2014. Aquella vez fue un "bloqueo en la espalda", hoy fue el muslo derecho con Marin Cilic.

La maldición australiana no se sustenta sólo en lesiones: Nadal tuvo además en el bolsillo la final de 2012 con Novak Djokovic y la de 2017 con Federer. En ambas ocasiones cedió ventajas importantes en el quinto set para convertir definitivamente en un karma al Rod Laver Arena, el estadio de tenis que peor lo ha tratado en su vida.

Nadal se despidió antes de lo esperado en Australia
Nadal se despidió antes de lo esperado en Australia Fuente: AFP

¿Y ahora? Camino a los 32 años, es razonable pensar que los problemas físicos seguirán siendo el handicap de un jugador genial, dueño de la mentalidad más poderosa en la historia del tenis. El 2017 lo trató tan bien, que la habitual lesión anual grave llegó sólo en el cierre de año y no frenó su ascenso al número uno del mundo.

Tras las quejas habituales ("se me hace duro pensar cómo voy a terminar cuando acabe mi carrera, falta sensibilidad en la gente que maneja este deporte"), Nadal debería volver a los tratamientos habituales en situaciones de crisis física: reposo, recuperación, quizás plaquetas de plasma enriquecido, células madre. Todo lo que sea necesario para prolongar la vida deportiva de un tenista al que Australia le clava una daga tras otra.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.