Vengan a esta isla, antes de que desaparezca

Se espera que Bangladés sea particularmente golpeado por la elevación de los mares
Se espera que Bangladés sea particularmente golpeado por la elevación de los mares Crédito: Thomas Nybo/Redux para Unicef
Nicholas Kristof
(0)
23 de enero de 2018  • 13:09

KUTUBDIA, Bangladesh - Cualquiera que tenga dudas sobre el cambio climático debería venir a esta adorable isla baja, bañada por suaves olas y hogar de cerca de 100.000 personas.

Pero ha de venir pronto, mientras sigue aquí.

"Mi casa estaba ahí", dijo Zainal Abedin, un agricultor, señalando las olas a aproximadamente 30 metros de la orilla. "Cuando la marea está baja, todavía podemos ver señales de nuestra casa".

Gran parte de Kutubdia ya ha sido tragado por las crecientes olas, dejando a incontables familias sin nada. Nurul Haque, un campesino que perdió todas sus tierras, pues quedaron cubiertas por el mar, me dijo que quizá tendrá que sacar a su hija, Munni Akter, de 13 años, de octavo grado y casarla con un hombre mayor que busque una segunda o tercera esposa, pues a él le quedan pocas opciones económicas para mantenerla.

"Realmente no quiero casarla, porque no es bueno para las niñas", dijo, taciturno. "Pero lo estoy considerando". Insistió en que, si no fuera por las aguas crecientes y su empobrecimiento resultante, no pensaría en buscar un esposo para su hija.

Una de las paradojas del cambio climático es que la gente más pobre y más vulnerable -que no contribuye casi nada al calentamiento del planeta- termina siendo la más afectada.

Una de las paradojas del cambio climático es que la gente más pobre y más vulnerable termina siendo la más afectada.
Una de las paradojas del cambio climático es que la gente más pobre y más vulnerable termina siendo la más afectada. Crédito: Thomas Nybo/Redux para Unicef

Se espera que Bangladés sea particularmente golpeado por la elevación de los mares, pues gran parte del país está a solo unos cuantos metros por arriba del nivel del mar.

"El cambio climático está destruyendo el futuro de los niños", señaló Justin Forsyth, director ejecutivo adjunto de UNICEF. "En Bangladesh, decenas de millones de niños y familias están en riesgo de perder su hogar, sus tierras y su sustento debido a que el nivel del mar está aumentando, a las inundaciones y a la mayor intensidad de los ciclones".

Forsyth dijo que un bangladesí promedio produce solo un décimo del promedio mundial de emisiones de carbono per cápita al año. En contraste, Estados Unidos ha generado más de un cuarto de las emisiones de carbono acumuladas desde 1850, más del doble que cualquier otro país.

Si sacan a Munni de la escuela y la casan, no será la única. Los datos de UNICEF sugieren que el 22 por ciento de las niñas en Bangladesh se casan a los 15 años, una de las tasas más altas del mundo.

"Los cambios en el clima parecen estar aumentando la cantidad de niñas que son obligadas a casarse", concluyó un estudio académico de tres años en Bangladesh.

Gran parte de Kutubdia ya ha sido tragado por las crecientes olas, dejando a incontables familias sin nada
Gran parte de Kutubdia ya ha sido tragado por las crecientes olas, dejando a incontables familias sin nada Crédito: Thomas Nybo/Redux para Unicef

Hace un año conocí en Madagascar a una familia lista para casar a una niña de diez años, Fombasoa, debido a una sequía vinculada con el cambio climático. Hay cada vez más informes de que la pobreza relacionada con el cambio climático está conduciendo al matrimonio infantil en Malawi, Mozambique y otros países.

En Kutubdia, el cambio climático no es el único problema. El nivel del mar se eleva, pero además Kutubdia misma parece estar hundiéndose.

El resultado es que la línea costera de la isla se ha retraído casi un kilómetro desde los años sesenta, dicen los campesinos. Incluso cuando la tierra está seca en su mayor parte, las mareas altas ocasionales o el oleaje por las tormentas llevan agua salada que envenena los arrozales. Miles de refugiados por el clima ya han huido de Kutubdia y han formado su propio vecindario en la ciudad interior bangladesí de Cox's Bazaar.

Una injusticia similar puede verse en muchos países pobres. "El cambio climático contribuye al conflicto", señaló Neal Keny-Guyer, presidente de Mercy Corps, el grupo de ayuda. Observó que se cree de manera generalizada que el clima más seco causó desastres en la agricultura, tensiones y migraciones que desempeñaron un papel en la guerra civil siria, el genocidio en Darfur y la guerra civil en el noreste de Nigeria.

Un bangladesí promedio produce solo un décimo del promedio mundial de emisiones de carbono per cápita al año
Un bangladesí promedio produce solo un décimo del promedio mundial de emisiones de carbono per cápita al año Crédito: Thomas Nybo/Redux para Unicef

Además de reducir las emisiones de carbón, dijo Keny-Guyer, los países occidentales pueden hacer mucho más para generar resiliencia en los países pobres. Esto puede incluir apoyar cultivos resistentes a las sequías o al agua salada, y ofrecer microseguros a los agricultores y ganaderos de manera que una sequía no sea devastadora para ellos. Mercy Corps está desarrollando actualmente esos microseguros.

La evidencia del cambio climático es cada vez más seria, con los últimos cuatro años como los más calurosos registrados desde que comenzó el registro moderno en la década de 1880.

También estamos comenzando a entender que el cambio climático podría causar un gran caos, cambiando las corrientes marinas, matando a los arrecifes de coral y promoviendo ciclos de realimentación que aceleran el calentamiento. Resulta que el 99 por ciento de las tortugas verdes de mar que salen del cascarón al norte de la Gran Barrera de Arrecifes ahora son hembras porque su sexo está determinado por la temperatura.

Cualquiera que tenga dudas sobre el cambio climático debería venir a esta adorable isla baja, bañada por suaves olas y hogar de cerca de 100.000 personas
Cualquiera que tenga dudas sobre el cambio climático debería venir a esta adorable isla baja, bañada por suaves olas y hogar de cerca de 100.000 personas Crédito: Thomas Nybo/Redux para Unicef

La mayoría de los aldeanos con los que hablé tanto en Madagascar como en Bangladesh nunca habían oído hablar sobre Donald Trump . Sin embargo, el pronóstico para sus descendientes puede depender de las acciones que él tome, y su retiro del Acuerdo de París sobre el cambio climático es una renuncia poco cooperativa del liderazgo estadounidense.

Hace poco los estadounidenses se horrorizaron por un video viral de un oso polar muerto de hambre, cuya condición podría estar relacionada o no con el cambio climático. Esperemos que podamos indignarnos por lo menos en igual medida por el impacto del cambio climático en los niños como Munni.

@ 2018 Nicholas Kristof

Distribuido por The New York Times Syndicate

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?