El periodismo, en busca de sus mejores horas

Javier Navia
Javier Navia LA NACION
(0)
28 de enero de 2018  

A comienzos de 1968 pocos norteamericanos eran conscientes de lo que estaba sucediendo en Vietnam. El gobierno engrosaba mes tras mes el número de tropas desplegadas en el Sudeste Asiático, pero no se avizoraba un final para el conflicto en el que Estados Unidos estaba involucrado desde principios de la década. Para finales de enero, hacen ahora 50 años, la realidad golpeó al país por televisión. En una ofensiva que tomó por sorpresa al mando norteamericano, el Vietcong se lanzó a la toma de objetivos por todo Vietnam del Sur y logró penetrar incluso en la embajada estadounidense en Saigón. Aunque la llamada Ofensiva del Tet fue rechazada tras duros combates y supuso una dura derrota militar para la guerrilla comunista, para el esfuerzo norteamericano representó una derrota política al mostrar cuán vulnerable era su ejército. Esas semanas, Walter Cronkite, el presentador estrella de la CBS, viajó hasta Vietnam y en horario central se preguntó ante millones de espectadores si Estados Unidos podría algún día ganar esa guerra. El efecto de sus palabras fue sísmico. El presidente Lyndon Johnson no fue ambiguo al interpretarlas. "Si perdemos a Cronkite, perdemos la guerra", pronosticó. Y no se equivocó.

La influencia del periodismo norteamericano en aquellos años podía compararse a la fuerza de varias divisiones en el campo de batalla. Antes de que Washington asumiera la imposibilidad de ganar la guerra y se retirara definitivamente de Vietnam, The Washington Post volvería a mostrar el poder de la prensa con la publicación de los Papeles del Pentágono, una filtración de documentos que explicaban la estrategia del país en aquel lejano conflicto. La historia de esa publicación, un desafío a la presidencia de Richard Nixon, que trató de impedirlo por todos los medios, es narrada por Steven Spielberg en The Post, el film con Tom Hanks y Meryl Streep que llega esta semana a los cines porteños.

El diario de la capital norteamericana -conducido por su dueña, Katherine Graham (Streep), y dirigido por Ben Bradlee (Hanks)- volvería pocos años después a demostrar su poder con la investigación del escándalo Watergate, que acabó con Nixon y marcó la hora más gloriosa del Post.

Varias décadas después, el diario pertenece a Jeff Bezos, el dueño de Amazon, que lo adquirió en 2013 tras una mínima inversión de su fortuna mientras la industria de los diarios languidecía por todo Estados Unidos y en el mundo. Tras una profunda reconversión, y la "ayuda" de su mayor enemigo -Donald Trump-, el Post está nuevamente de pie: según anunció días atrás su editor, Fred Ryan, el número de suscripciones digitales se duplicó en un año y ya alcanza el millón. El periódico planea aumentar el plantel de su redacción mientras sigue irritando a la Casa Blanca con su periodismo de calidad y una línea editorial sin ambigüedades ante la "grieta" que divide políticamente al país.

En esta edición de la nacion revista, María Fernanda Mugica repasa la larga relación entre la prensa y el cine de Hollywood, y Héctor D'Amico reproduce su entrevista de 1980 con la mítica Graham, la gran editora que empoderó al Post, y con él, al periodismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?