La revolución china de los residuos

Javier Corcuera
Javier Corcuera PARA LA NACION
(0)
24 de enero de 2018  

Una reciente decisión de la República Popular China inquieta a muchas empresas y Estados occidentales. Se trata de la prohibición del ingreso a su territorio de 24 categorías de residuos sólidos, incluyendo algunos plásticos, papeles y textiles. La medida, que fue anunciada ante la Organización Mundial del Comercio el año pasado, empezó a tener efecto desde el principio de este mes.

China es el primer importador mundial de residuos. Su producción industrial crece gracias a las materias primas recicladas (pellets de plástico, papel y cartón, especialmente). Según el Ministerio de Ambiente chino, el país importó en 2015 casi 50 millones de toneladas de residuos sólidos con este fin. Su gran proveedor es Estados Unidos, el mayor exportador mundial de residuos. El año pasado este país exportó residuos de metales, papeles y plásticos por 5600 millones de dólares. La Unión Europea no se queda atrás: más del 50% de sus exportaciones de residuos fue a China en 2016.

El problema es que mandan basura "mal separada" y China ya no está dispuesta a recibir residuos que son rechazados por sus industrias. Ahora solo recibirán residuos bien separados y envasados. Para la enorme escala de la que estamos hablando, casi nadie tiene capacidad de respuesta rápida.

Las nuevas normas ambientales chinas forman parte de las silenciosas revoluciones emergentes de la era de Xi Jinping. Como la que llevó a ese país a convertirse en apenas dos décadas en el primer exportador mundial de generadores solares y eólicos.

En los Estados Unidos ya hay congestiones de stocks y cambios en el valor de commodities como el aluminio y los plásticos. Oregon -un estado exportador de residuos- fue el primero en alertar sobre el problema. El gobierno de Portland anunció que rediseñará sus rellenos sanitarios para aguantar el período de adaptación. El mensaje descoloca a empresas y ciudadanos, acostumbrados a poner en un contenedor botellas PET con sus tapitas y con otros plásticos parecidos. En China, eso ahora es considerado material plástico "contaminado". El ultimátum chino no da tiempo para masificar este cambio que depende de más educación ambiental ciudadana.

¿Y por casa cómo andamos? No participamos de esos negocios por varios motivos. El primero es que nos falta escala. Nuestra producción de residuos es acorde con nuestro tamaño poblacional, es decir, ínfima en relación con el mercado global. El segundo es que si bien hay avances muchas de nuestras ciudades y pueblos siguen desperdiciando sus residuos sólidos urbanos en basurales, salvo si hablamos de la ciudad de Buenos Aires con la planta de tratamiento mecánico y biológico en la Ceamse y algunas otras excepciones. Aun así, la tasa de recuperación es baja. En varios municipios hemos trabajado en la reutilización de materiales y la generación de energía con residuos orgánicos. En Pilar, el mayor parque industrial del país, ya se dispone de un laboratorio biorreactor que mide la generación de energía -a base de biogás- y de biofertilizantes usando residuos orgánicos. El laboratorio, diseñado con el soporte del Instituto Sueco de Ingeniería Agrícola y Ambiental, fue fabricado en el país gracias a una articulación público-privada que incluye a la Universidad de Belgrano, el Conicet, Benito Roggio Ambiental, Y-TEC y otras instituciones. Nuestra reforma ambiental en materia de residuos debe promover la implementación de ese tipo de asociaciones, como las que impulsa el Ministerio de Energía y Minería en su programa Renovar para las energías limpias.

Hay algunos avances, entonces. Tal vez pronto haya más. Pero el cambio, si no es acompañado por la logística para asegurar una separación correcta de residuos, frustra al ciudadano. Aún estamos lejos de la reincorporación masiva al ciclo productivo. Y como es imposible separarlo y reciclarlo todo, también llegará la hora de generar energía usando combustibles derivados de residuos. Habrá que consensuar tecnologías y mecanismos para implementarlas, para evitar nuevos conflictos.

Hay un consenso creciente para diseñar una política federal de residuos sólidos urbanos. Requerirá discusiones abiertas sobre las mejores opciones tecnológicas y su implementación por regiones, para optimizar esfuerzos. Una política que también debe asegurar la integración de las cooperativas de recuperadores hacia su transformación en procesadores con valor agregado. El nuevo manejo de los residuos pasa además por reducirlos, rechazando muchos envases que apenas duran en nuestras manos. Mientras tanto, en el mundo desarrollado, las montañas de residuos mezclados o mal separados siguen creciendo. China ya no las recibe.

Ex directivo de ONG ambientales, presidente de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires y secretario de Ambiente de la Municipalidad de Pilar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.