Fernández Díaz y Pérez-Reverte, dos literaturas paralelas

En la presentación del best seller La herida, hablaron de la amistad y la influencia de la realidad
En la presentación del best seller La herida, hablaron de la amistad y la influencia de la realidad Crédito: Fundación Telefónica
Laura Ventura
(0)
24 de enero de 2018  

MADRID.- El respaldo plegable de las butacas del auditorio debía permanecer bajo, inútil en su razón de ser, para que la capacidad de la sala pudiera multiplicarse y albergar a más lectores sentados. Además, algunas sillas se sumaron en el hall de la Fundación Telefónica, ubicada en la peatonal de la calle Fuencarral, a centímetros de la Gran Vía. "Somos amigos, colegas y hermanos. Él es polémico, incisivo y valiente", comenzó anoche el anfitrión de la velada, Arturo Pérez-Reverte. El huésped era Jorge Fernández Díaz, cuya novela La herida, la ficción más vendida en la Argentina desde hace diez semanas, acaba de editarse en España por Destino.

Con calor de hogar, este narrador y periodista nacido en la Argentina volvió a ser recibido en el país que vio nacer a sus padres, asturianos, retratados en la novela autobiográfica Mamá, el mismo país que lo condecoró con la medalla de la Hispanidad y la cruz de la Orden de Isabel la Católica.

"Así como Osvaldo Soriano era el escritor fundamental para entender la Argentina de los ochenta, Jorge es el escritor necesario para comprenderla hoy", comenzó Pérez-Reverte, quien además confesó que su famoso héroe Falcó tiene influencias claras de Remil, el protagonista creado por Fernández Díaz, y precisó que el Almirante, criatura de la saga española, es un homenaje a Cálgaris, el mandamás de La Casita.

De modo involuntario, pero como argumento inconsciente que reforzó aquella afirmación, el autor español cometió varios actos fallidos en su discurso y pronunció "Falcó" cuando en realidad quería referirse a Remil.

En primera persona, este espía que presentó algunas de sus credenciales en El puñal (2014) y regresó con La herida (2017) dice en la última aventura: "Hace más de treinta años que no utilizo mi verdadero apellido (ya casi ni me suena), y que en el ambiente de Inteligencia todos me llaman Remil. En honor a que sigo siendo, claro está, un reverendo hijo de remil putas".

Fernández Díaz reflexionó sobre su "gladiador", un mago de trucos tumberos: "Quería crear un personaje verosímil y, por lo tanto, tenía que ser un canalla. Es un héroe del siglo XXI, alguien políticamente incorrecto en un mundo donde las luchas no parecen ser entre malos y buenos, sino entre malos y peores. Es un lobo vulnerable sin miedo a morir, pero que sufre por amor". Los escritores compartieron un debate que mantuvieron hace un tiempo en el que Pérez-Reverte aseguraba que Remil se había enamorado en la entrega La herida. "Amor no es una palabra que entre en su cabeza, pero es posible que haya experimentado algunos de los síntomas de la pasión", ensayó Fernández Díaz.

"Llevé al periodismo y a la literatura como si fueran una esposa y una amante que se odian, hasta que me convertí en un bígamo", bromeó el columnista de LA NACION y también miembro de la Academia Argentina de Letras. En esta sana convivencia aparece Remil: "Estas novelas están basadas en cosas que me han contado fuentes importantes, que he leído en expedientes, porque necesito ese sabor a realidad".

Remil, excombatiente de Malvinas, fascina a los lectores españoles por su experiencia y su voz tan cínica sobre la historia reciente y el presente argentino. Pérez-Reverte le consultó a su amigo cuándo escribiría "la novela" de esta guerra. "El único que puede hacerlo eres tú", lo animó el autor de Eva.

En la celebración estaba también presente otro periodista y escritor, Martín Caparrós ("nuestro Kapu?ci?ski", lo elogió su compatriota. "El único que está aquí que escribe naturalmente rápido y lo hace bien") y Javier Marías. Y también, para los demás invitados a esta fiesta sin esnobismos literarios, adelantó Fernández Díaz la suculenta noticia de que es él mismo quien trabaja en el guion de la próxima película de El puñal, ante varios intentos frustrados de otros guionistas.

El honor, que gravita las novelas del capitán Alatriste, también emergió en la conversación, al analizar otro escenario muy diferente. "A mí me hacían eso que hoy llaman bullying, hasta que mi mamá, que no había leído a Piaget, me mandó a judo. Si tuviese que defender mi honor frente a todo lo que me dicen en las redes sociales, debería andar a los tiros. Cualquiera puede decirte cualquier cosa y no pasa nada. Hemos perdido el sentido del honor, hemos tirado la honra a la cloaca. A la vez, las redes sociales son un gran avance para la democracia. Todo viene junto", reflexionó Fernández Díaz ante su amigo, siempre activo en su cuenta de Twitter, mientras ambos, sin saberlo, se convertían en aquel momento en trending topic de la capital española.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.