Comer entre objetos de colección:el anticuario que también es bar

Estatuas y arañas antiguas se mezclan entre las mesas del restaurante Nápoles
Estatuas y arañas antiguas se mezclan entre las mesas del restaurante Nápoles Crédito: AFV
Pablo Mascareño
(0)
24 de enero de 2018  

La gastronomía es un arte. Conjugar sabores y amalgamarlos con técnica y estilo convierte a cada plato en una verdadera obra de autor. Si a ese acontecimiento se le suma un entorno enmarcado por una colección ecléctica de objetos en un inmenso espacio de comienzos del siglo pasado, la experiencia es por demás estimulante. Ese universo tiene nombre: Nápoles. Y un responsable: el anticuario Gabriel del Campo, que hizo de la acumulación de objetos de grandes proporciones una pasión: "Tengo un problema con las escalas, nunca pude ser un anticuario de vitrina. Me divierte lo que tiene de un metro y medio para arriba", dice algo culposo el creador de este lugar de moda en la cartografía de salidas imprescindibles de la ciudad.

La cita es sobre la avenida Caseros, a metros del Parque Lezama, una zona convertida en un polo de la buena cocina, con restaurantes y bares de vanguardia. Construcciones puestas en valor y una coqueta calle adoquinada con un bulevar con farolas en el medio le confieren a ese rincón de Buenos Aires una atmósfera que rescata lo fundacional de la ciudad con reminiscencias parisinas. Lo vintage entreverado con la estética cool. Jóvenes profesionales, artistas, periodistas e intelectuales les dan vida a estas dos cuadras de los confines de San Telmo.

Nápoles es un espacio desmesuradamente grande. Traspasar su portón es ingresar en una dimensión diferente. En la entrada misma, una suerte de almacén de época, con sus balanzas y cortadoras de fiambres, da la bienvenida. Más allá, grandes mostradores, hornos y vitrinas del siglo pasado. En un lateral, la barra de tragos fusiona un espíritu joven con estética antigua. Y los objetos, las grandes estrellas de la casa, emergiendo en cada rincón. Un buen trago, un plato tradicional de pastasciutta y el arte por todos lados. Plan irresistible.

Caballos de calesita, candelabros, estatuas, mesas de dimensiones descomunales, réplicas de barcos en escala importante, bibliotecas, joyas de ebanistería y vírgenes conforman una colección tan atractiva como variopinta. Acá no se dan tarjetas con la dirección y el teléfono, sino estampitas de diseño con las imágenes de Gilda, Rodrigo y El Gauchito Gil. Religiosamente pagano.

El espíritu del lugar está más cerca de la canzonetta italiana que de los tangos de esa zona que fue de arrabales, pero si algo caracteriza a este Nápoles porteño es la imposibilidad de clasificarlo. Recorrer todo el espacio implica varios minutos. Y si se hace con esmero detallista, puede ocupar algunas horas. El paseo se convierte en un ritual. Mención especial merecen los automóviles antiguos, los sidecares y las Maserati en perfecto estado de conservación que se desparraman de una punta a la otra del lugar y son verdaderos objetos de culto.

El creador de Nápoles tiene 57 años y hace 30 se inició en la pasión por el coleccionismo y la acumulación de objetos que devino en su profesión de anticuario. "Todo comenzó con el incentivo de querer seguir comprando lo que me gustaba. Como el ojo se va educando, a medida que pasa el tiempo me interesa lo más caro. Además, cuando un objeto te va despertando pasión, es muy difícil que te quedes con uno solo. En general, los coleccionistas somos compulsivos, pero gran parte de ese mundo está terminándose porque la gente perdió el afán de sistematizar. Antes se buscaba completar la colección de una misma cosa. Hoy, el que tiene necesidad de comprar está mucho más ligado por lo que le provoca cada pieza. Quizá se tiene una araña francesa de cristal, una obra de arte contemporáneo, una moto, un auto a pedal de juguete, un mueble del siglo XVlll y todo convive. Ahora el coleccionista es ecléctico", explica Del Campo al definir la dinámica actual. Más allá del público general, Nápoles es una parada obligada para los especialistas.

Para ir con amigos, es un lugar ideal. Durante el día, la atmósfera cansina invade el espacioso refugio y permite visualizar en detalle cada obra de arte, vehículo o mobiliario exhibido, mientras la música de Pink Martini o de un grupo de cumbia local acompaña de fondo. Todo vale. Por la noche, y sobre todo los fines de semana, la cosa se pone multitudinaria. Un clima festivo se apodera del lugar.

Cuando el lugar explota, la música se confunde con las charlas a viva voz, los perros (otra pasión del dueño de casa) se pasean sin pedir permiso, algunos comensales se agrupan en los livings improvisados y hasta se puede ver gente sentada en alguna Maserati comiendo pasta. Bullicioso, descontrolado. Nápoles remite a la emblemática ciudad. Una atmósfera traspolada de la otra.

La carta de la cocina no es extensa, pero sí sabrosa. No se buscó la sofisticación, sino que los paladares sientan esa receta fatto in casa. Productos frescos y nobles conforman un menú sazonado que le gusta a todo el mundo. Entre las especialidades, están la burrata con tomates y albahaca, la pasta casera, los fiambres frescos traídos de Italia y los platos con frutos de mar. La clientela del lugar es de buen poder adquisitivo, pero no busca aquí la sofisticación de otros restaurantes con carta gourmet.

"La barra es como en un bar del sur de Italia, apunté a eso. Allá conviven un tipo que deja el burro en la puerta, un millonario con su Jaguar y una bella modelo. Todos los tragos tienen influencia mediterránea y sus nombres refieren a la leyenda de la mafia italiana: Don Alfonso y Salerno Sprits son los preferidos", explica el creativo anfitrión. Los tragos con frutas son otras de las especialidades: se sirven en copas que permiten ver la multiplicidad de colores.

Los fines de semana pueden desfilar por el lugar más de 600 personas y no son pocos los que prefieren circular plato en mano para no perderse nada. El lugar es un espectáculo en sí mismo. Mirtha Legrand, Susana Giménez, Juana Viale, Juan Martín del Potro, Gastón Gaudio o María Kodama, por citar solo algunos nombres, forman parte de la galería de famosos que visitan el lugar.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.