Una ofensiva turca contra los kurdosen Siria eleva la tensión

Por el operativo ya hubo 76 muertos en los últimos cuatro días
(0)
24 de enero de 2018  

ANKARA.- El gobierno turco intensificó ayer su ofensiva en territorio sirio para desarticular a las milicias kurdas, que fueron un factor clave en la lucha contra los jihadistas de Estado Islámico (EI), pero que Ankara consideró siempre una amenaza por los anhelos separatistas de un Kurdistán independiente en la región.

El operativo terrestre y aéreo llamado "Rama de Olivo" empezó el sábado pasado y dejó hasta ahora 76 muertos y casi un centenar de detenidos kurdos, a quienes Turquía califica de "terroristas".

La acción está dirigida específicamente contra combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) turco y el Partido de la Unión Democrática (PYD), junto a su brazo armado, las Unidades de Protección Popular (YPG), según el comunicado del ejército turco.

Los presidentes de Turquía y de Estados Unidos, Recep Tayyip Erdogan y Donald Trump, respectivamente, acordaron discutir hoy por teléfono sobre la operación lanzada por Ankara en Afrin, un enclave kurdo en Siria que está bajo control de las milicias YPG, apoyadas por Washington.

Así lo anunció ayer en París el ministro de Exterior turco, Mevlut Cavusoglu, al término de una reunión con el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, al margen de un encuentro internacional contra el uso de armas químicas.

El centro de la disputa es el apoyo de Estados Unidos, ya desde el gobierno de Barack Obama, a los kurdos de las milicias YPG, a quienes no sólo respalda, sino que les estuvo brindando entrenamiento militar para que fueran ellas las que lucharan en el terreno contra los jihadistas de EI.

Pero Washington tiene un doble rasero, ya que mientras brinda apoyo a las YPG dentro de territorio sirio, coincide con Ankara en calificarlas de "terroristas" en las acciones de esas mismas milicias y sus aliados del PKK dentro de territorio turco.

Ahora que EI está prácticamente desarticulado en territorio sirio, Estados Unidos propuso crear en la frontera sirio-turca una fuerza de unos 30.000 hombres, integrada también por las milicias YPG.

El Departamento de Estado afirmó que no tenía la intención de formar una "fuerza de protección de fronteras", sino una "de seguridad interna" para luchar contra los remanentes de EI. Turquía rechaza de plano la creación de esa fuerza fronteriza.

La población kurda, la minoría étnica más grande de Medio Oriente, se extiende por un amplio territorio que abarca Turquía, Siria, Irán e Irak. El Tratado de Sevres de 1920 les garantizaba un Kurdistán independiente, pero ese anhelo nunca llegó a concretarse y los países de la región consideran "terroristas" a los grupos separatistas.

Sin embargo, durante la guerra civil siria los kurdos fueron en el terreno las fuerzas más eficientes en la lucha contra el "enemigo de todos", los jihadistas de EI. Los milicianos kurdos reclaman ahora el apoyo norteamericano frente a Ankara.

Agencias AFP y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.