Suscriptor digital

La familia del ministro acordó la indemnización con la empleada doméstica

El hermano de Jorge Triaca cerró el vínculo laboral con Sandra Heredia, que negó haber estado en negro
(0)
24 de enero de 2018  

El escándalo por el despido de la empleada doméstica de Jorge Triaca parece haber llegado a su fin. El ministro de Trabajo llegó a un acuerdo indemnizatorio con Sandra Heredia, quien admitió que la relación laboral con el funcionario era "formal".

El acuerdo, firmado ayer ante el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, establece que Carlos Leonardo Triaca, el hermano del ministro y quien dijo ser el empleador, le pagará una indemnización a Heredia por haberla despedido, aunque menos de lo que esperaba la mujer.

Es que la exempleada afirmó que trabajaba en una quinta del funcionario desde noviembre de 2012 con un sueldo de $19.500 pero, según consta en el acuerdo firmado, Triaca desmintió a Heredia, a quien habría empleado en octubre de 2015 con una remuneración de $9826,50. La empleada lo aceptó.

En consecuencia, Heredia ya no podrá presentar nuevos reclamos contra el ministro "por ningún concepto emergente de la relación laboral que los unía".

Triaca quedó envuelto la semana pasada en una ola de cuestionamientos luego de que trascendiera un audio en el que insultaba con crudeza a Heredia, a quien le pedía no volver a trabajar. Aunque más tarde se disculpó a través de las redes sociales, las críticas siguieron y hasta surgieron pedidos de renuncia.

Además, tras ser despedida Heredia, denunció que el ministro la había designado en la seccional de San Fernando del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) luego de haber pedido un aumento de sueldo.

El SOMU está intervenido por orden judicial del juez Rodolfo Canicoba Corral y por el Ministerio de Trabajo. Además de la polémica designación de Heredia, hubo otros nombramientos que generaron ruido y que desnudaron una suerte de pacto entre el juez y Triaca.

Por ejemplo, ambos ubicaron allí a sus cuñados, los dos con tareas jerárquicas, uno en la obra social (Ramiro Tejada) y el otro en el gremio (Sergio Borsalino).

Pese al escándalo, el Gobierno respaldó al funcionario con elogios por su gestión y descartó una renuncia.

La Oficina Anticorrupción (OA), sin embargo, inició un expediente sobre los nombramientos en el SOMU y la situación de Triaca. "Recién estamos en la primera etapa, pidiendo información", dijo ayer en Radio Mitre Laura Alonso, la titular de la OA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?