"Lacase toqueteó a mi hija", dijo el padre del joven acusado de agredir a otro en Punta del Este

Tomás Lacase, 20 años, continúa internado. El golpe le produjo 30 fracturas en el cráneo y cuerpo
Tomás Lacase, 20 años, continúa internado. El golpe le produjo 30 fracturas en el cráneo y cuerpo Crédito: Instagram
(0)
24 de enero de 2018  • 10:11

El papá del abogado mendocino Bernardo Alcanoni (29), acusado de darle una golpiza al joven cordobés Tomás Lacase (19) en una discoteca de Punta del Este salió a defender a su hijo y aseguró que todo se desencadenó luego de que el chico intentara manosear a una de sus hijas.

Edgardo Alcanoni, ingeniero en sistemas y dueño de locales gastronómicos en San Rafael , dijo también que fue el grupo de Tomás el que comenzó a molestar, adentro y luego afuera del boliche.

En declaraciones a la prensa local, y a pocas horas de que Bernardo tenga que prestar declaración antes las autoridades judiciales uruguayas, Edgardo habló sobre lo que ocurrió la madrugada del domingo en la reconocida disco Ramsés. En primer lugar explicó que no eran un "banda de mendocinos", sino sólo dos varones, mientras que Lacase estaba con cinco amigos.

"Se tuvieron que ir del boliche porque toquetearon y acosaron a una de mis hijas. El grupo de cordobeses es el que salió y atacó desde atrás a una de mis hijas con el novio", indicó Alcanoni. "Hay dos chicos mendocinos y cinco cordobeses, esto de apalear es una cosa ilógica. Él chico estaba subido de copas. Hasta ahora hice silencio por respeto, porque está lesionado, desafortunadamente por una caída, porque todavía no se sabe si fue por un golpe", acotó.

Esa noche Bernardo estaba con sus dos hermanas, Paulina y María Cecilia a quien la acompañaba su novio.

Según el relato de los jóvenes, Lacase empezó "a acosarlas y a la más chica (Paulina) la toqueteó". Por tal motivo, aseguran que le pidieron que se calmara, pero estaba "muy eufórico", por lo que deciden irse y sale primero María Cecilia con su novio, Ramiro López, en una dirección; y más atrás se queda Bernardo con los demás pidiéndole al guardia que retuviera a los cordobeses porque estaban muy pesados.

"Después ellos se van pero en otra dirección. De repente por detrás aparecen personas que golpean a Ramiro y sacan de un empujón o golpe a mi hija y empieza a gritar. Mi hijo lo que hace es atender al pedido de auxilio de la hermana, se vuelve unos 30 metros y en esa riña que se arma en ese momento está la caída del muchacho y las lesiones", indicó Edgardo, quien se encuentra en el vecino país acompañando a su hijo, que quedó en libertad tras pagar una fianza de 10.000 dólares, aunque permanece imputado por lesiones graves.

"El fiscal dijo que fue un golpe y cae inerte al piso y los golpes son producto de la caída y no hay nada más. Hay que dilucidar bien cómo fue, no es que fue una agresión directa, se trató de una riña callejera con una consecuencia que no debería haber sido. Igual acá lo más importante es que gracias a Dios el chico está evolucionado bien, que es lo más importante", concluyó Alcanoni.

Informe de Pablo Mannino

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.