Suscriptor digital

Cruento ataque de Estado Islámico a una ONG humanitaria en Afganistán

Vehículos destrozados al frente de Save the Children en Jalalabad
Vehículos destrozados al frente de Save the Children en Jalalabad Fuente: Reuters
(0)
24 de enero de 2018  • 13:00

JALALABAD.- Los jihadistas de Estado Islámico (EI) atacaron hoy la sede de la organización no gubernamental Save the Children en la ciudad afgana de Jalalabad y mataron a cuatro personas, además de dejar otras 20 heridas.

El ataque comenzó cuando un insurgente suicida vestido con uniforme militar detonó los explosivos que llevaba en la entrada del edificio en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, y dio paso al ingreso de otros cuatro asaltantes que empezaron a disparar, dijo el vocero de la Policía, Hazrat Hussain.

La milicia radical reivindicó el ataque poco después con un texto difundido en la red de mensajes Telegram, reproducido por la agencia de noticias Amaq, vinculada a los islamistas.

Según el EI, la "operación de martirio" tenía como objetivo dos instituciones extranjeras, "una británica y una sueca", y un organismo gubernamental afgano.

Las fuerzas de seguridad frente a la ONG humanitaria
Las fuerzas de seguridad frente a la ONG humanitaria Fuente: AP

La agencia de noticias local Pajhwok informó en su página web que los muertos son un soldado y un civil, mientras que Yousuf Saha, jefe de la oficina de prensa del ex presidente Hamid Karzai, dijo vía Twitter que tres de los cinco miembros del grupo armado fallecieron durante el ataque.

Por su parte, el vocero del gobierno de la provincia de Nangarhar, Attaullah Khugyani, informó que el saldo de víctimas ascendió a cuatro muertos y 20 heridos.

Según el canal local TV Tolo, el ataque comenzó temprano a la mañana y testigos contaron que tras la primera explosión los alumnos de una escuela privada cercana salieron corriendo desesperados.

Fundada hace 98 años y con base en Londres, Save The Children es una ONG internacional que promueve los derechos de los chicos llevándoles ayudas a las zona más pobres de los países en vías de desarrollo.

El movimiento insurgente talibán, que gobernó el país entre 1996 y 2001, se distanció del ataque.

En un mensaje en Twitter, su vocero, Zabihullah Mujahid, aseguró que la ofensiva "no tiene nada que ver" con ellos.

Monica Zanarelli, jefa de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja en Afganistán, denunció que un ataque contra una ONG que ayuda a la infancia es "intolerable".

"Los civiles y cooperantes no deberían ser atacados", dijo en un comunicado. "El incremento de la violencia ha hecho que operar en Afganistán sea difícil para muchas organizaciones".

El incidente se produce luego de un cruento ataque al Hotel Intercontinental de la capital, Kabul, durante el fin de semana, en el que murieron 22 personas, 14 de ellas extranjeras. Varios estadounidenses perdieron la vida o resultaron heridos en el ataque talibán al edificio, que duró 13 horas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?