Suscriptor digital

El fallo contra Lula volvió a encender la polarización política en las calles de todo el país

En Porto Alegre, San Pablo, Brasilia y Río hubo manifestaciones para festejar la condena de Lula y en respaldo al expresidente
En Porto Alegre, San Pablo, Brasilia y Río hubo manifestaciones para festejar la condena de Lula y en respaldo al expresidente Fuente: Reuters
Alberto Armendáriz
(0)
25 de enero de 2018  

PORTO ALEGRE.- En una clara muestra de la intensa polarización política que vive Brasil, grupos simpatizantes y contrarios al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva salieron a las calles de todo el país para expresar sus sentimientos frente a la ratificación de la condena contra el líder izquierdista como si se hubiera tratado de la final de un campeonato de fútbol o del resultado de un escrutinio electoral muy ajustado.

En Porto Alegre, los manifestantes opositores a Lula no esperaron ni siquiera al término de la audiencia del Tribunal Regional Federal de la 4ª región (TRF4). No bien el segundo de los tres jueces confirmó su voto por el mantenimiento del fallo contra el exmandatario hubo bocinazos y cientos de personas bajaron hasta el recoleto parque Moinhos de Vento para celebrar la decisión con banderas de Brasil.

"El lugar de Lula es tras las rejas. Se presenta como el gran padre de los pobres, pero en realidad es un ladrón que los ha utilizado toda la vida para sus intereses políticos. Ojalá ahora este país sepa dar una vuelta de página", dijo a LA NACION el empresario Mauricio Alt, de 52 años, acompañado de su esposa y sus dos hijos adolescentes. "Quiero un futuro mejor para ellos", apuntó.

Lula tras su condena:

00:29
Video

En el otro extremo de la ciudad, en el campamento que habían montado el Partido de los Trabajadores (PT), los sindicatos y movimientos sociales aliados en el parque del Anfiteatro do Pôr do Sol, los frustrados seguidores de Lula se abrazaban y lloraban juntos.

"Buscan sacarnos el derecho a elegir al candidato que nosotros queremos. Saben que en las urnas no lo podrían derrotar, por eso se inventaron todo este juicio", afirmó el músico paulista Fabio Siqueira (32 años), que junto a otros amigos artistas se subió de inmediato al ómnibus en que lo habían traído desde San Pablo para volver a su hogar.

Al caer la noche, tanto en Porto Alegre como en algunas otras ciudades hubo protestas con quemas de neumáticos, así como algunos cortes de calles y rutas. En varios barrios de San Pablo se escucharon cacerolazos en rechazo al veredicto del TRF4. La tensión política se palpitaba en las esquinas de la metrópolis más populosa del país.

El bando opositor al líder el PT se había reunido para celebrar en la tradicional Avenida Paulista, mientras que los simpatizantes de Lula acudieron a la céntrica Plaza de la República, donde el expresidente apareció al final de la tarde para dar un discurso desafiante. Allí afirmó que, tras la condena judicial, ahora sí quiere ser candidato a presidente en las elecciones de octubre próximo.

Máscaras

En Brasilia y Río de Janeiro predominaron los festejos, promovidos por grupos civiles como Ven Pra Rua y el Movimento Brasil Livre, con manifestaciones coloridas en el Eje Monumental del Distrito Federal y en la Avenida Atlántica carioca. Muchos llevaban máscaras del juez federal Sergio Moro, de Curitiba, y carteles en apoyo de la Justicia y de las investigaciones anticorrupción.

Aunque hasta anoche no se habían registrado enfrentamientos, en varias localidades los opositores a Lula provocaron en las calles a los seguidores del expresidente con pequeños muñecos inflables de Lula vestido de presidiario.

El llamado "Pixuleco" -en referencia al nombre en clave que recibía el dinero de sobornos según han revelado las investigaciones de la operación Lava Jato- también tuvo algunas representaciones de tamaño gigante en Porto Alegre, San Pablo, Brasilia, Curitiba e incluso frente al edificio en Guarujá donde se ubica el departamento tríplex que dio origen a la denuncia por corrupción contra el expresidente brasileño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?