El Papa criticó las fake news y dijo que la primera fue a Eva

En un documento, se refirió al "drama de la desinformación" por las noticias falsas Fuente: Archivo
25 de enero de 2018  

ROMA.- La primera fake news de la historia fue la que le contó la serpiente a Eva. Así lo afirmó el Papa en un documento difundido ayer (día de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas) en el que fustigó las noticias falsas, escrito para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el 13 de mayo.

Francisco criticó allí el "drama" de las llamadas fake news -las noticias falsas-, un fenómeno actual que remontó a los tiempos bíblicos del Génesis, cuando la serpiente engañó a Eva. El Papa llamó a "redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad" y a "desenmascarar la lógica de la serpiente".

Para el Pontífice, esta lógica, "capaz de camuflarse en todas partes y morder", se remonta al Libro del Génesis y "fue, en los albores de la humanidad, la artífice de la primera fake news, que llevó a las trágicas consecuencias del pecado". El Papa recordó, en efecto, que en la narración del pecado original "el tentador [la serpiente] se acerca a la mujer fingiendo ser su amigo e interesarse por su bien, y comienza su discurso con una afirmación verdadera, pero solo en parte: '¿Dios os ha dicho que no comáis de ningún árbol del jardín?'. En realidad, lo que Dios había dicho a Adán no era que no comieran de ningún árbol, sino tan solo de un árbol. 'Del árbol del conocimiento del bien y el mal no comerás'", evocó.

Titulado "La verdad los hará libres. Noticias falsas y periodismo para la paz", el documento es el primero en el cual un pontífice trata este tema, en el centro de debate desde hace meses, sobre todo después de que se las considerara una de las claves de la victoria en Estados Unidos de un presidente como Donald Trump.

"La eficacia de las fake news se debe, en primer lugar, a su naturaleza mimética, es decir, a su capacidad de aparecer como plausibles. En segundo lugar, estas noticias, falsas pero verosímiles, son capciosas y son hábiles para capturar la atención de los destinatarios poniendo el acento en estereotipos y prejuicios, y se apoyan en emociones fáciles de suscitar, como el ansia, el desprecio, la rabia y la frustración", dijo.

Se trata de "informaciones infundadas, basadas en datos inexistentes o distorsionados, que tienen como finalidad engañar o incluso manipular al lector para alcanzar determinados objetivos, influenciar las decisiones políticas u obtener ganancias económicas", denunció.

"Las fake news se convierten a menudo en virales, es decir, se difunden de modo veloz y difícilmente manejable, no a causa de la lógica de compartir que caracteriza a las redes sociales, sino más bien por la codicia insaciable que se enciende fácilmente en el ser humano", señaló.

El Papa destacó, además, que la difusión de las fake news puede contar con el "uso manipulador" de las redes sociales y de las lógicas que garantizan su funcionamiento. "De este modo, los contenidos, a pesar de carecer de fundamento, obtienen una visibilidad tal que incluso los desmentidos oficiales difícilmente consiguen contener los daños que producen", subrayó.

"El drama de la desinformación es el desacreditar al otro, el presentarlo como enemigo, hasta llegar a la demonización que favorece los conflictos. Las noticias falsas revelan así la presencia de actitudes intolerantes e hipersensibles al mismo tiempo, con el único resultado de extender el peligro de la arrogancia y el odio", advirtió.

Luego de subrayar que nadie puede eximirse de la responsabilidad de hacer frente a estas falsedades, elogió las iniciativas para contrarrestar el fenómeno.

Al señalar que "la continua contaminación a través de un lenguaje engañoso termina por ofuscar la interioridad de la persona", citó un fragmento de Los hermanos Karamazov, de Fiodor Dostoievski, uno de sus autores favoritos: "Quien se miente a sí mismo y escucha sus propias mentiras, llega al punto de no poder distinguir la verdad, ni dentro de sí mismo ni en torno a sí, y de este modo comienza a perder el respeto a sí mismo y a los demás".

TEMAS EN ESTA NOTA