Simona Halep, la N°1 que llegó a la final tras perder su sponsor y comprar un vestido chino a medida por Internet

Simona Halep, Finalista en el Abierto de Australia
Simona Halep, Finalista en el Abierto de Australia Fuente: AFP - Crédito: Paul Crock
Sebastián Torok
(0)
25 de enero de 2018  • 08:51

MELBOURNE.- La rumana Simona Halep , líder del ranking, venció en un intenso partido a la alemana Angelique Kerber y accedió a la final del Abierto de Australia , donde definirá el trofeo frente a la danesa Caroline Wozniacki (número 2 de la WTA). Halep derrotó a Kerber (actual 16°, ex 1°) por 6-3, 4-6 y 9-7, en 2h20m, después de salvar dos match points y avanzó por primera vez al duelo decisivo en el Melbourne Park. También será la primera final en Australia para Wozniacki, que antes superó a la belga Elise Mertens (37°) por 6-3 y 7-6 (7-2). El historial lo domina la danesa por 4 a 2, y aquella que gane este sábado encumbrará su primer título de Grand Slam. La que gane el sábado saldrá del Rod Laver Arena con el N°1 que puso en juego la rumana cuando arribó a este primer Grand Slam del año.

Más allá de los estrictamente deportivo, Halep llamó la atención desde que llegó a Melbourne hace casi dos semanas por su atuendo: desde el primer match lució un vestido rojo sin marca y una visera con el logo del torneo. Que en un mercado cada vez más activo como en el tenis la mejor jugadora del circuito no lleve un modelo patrocinado es, como mínimo, curioso. La propia rumana reveló la rareza: rompió su contrato con la marca alemana que la vestía y todavía no hizo nuevos acuerdos. ¿Qué hizo, entonces? Se puso a navegar por Internet, encontró un sitio de costureras en China , le enviaron algunas fotos de potenciales atuendos, le gustó uno en particular, los contrató por esa misma vía y todo solucionado. “En 24 horas tenía mi ropa”, sonrió Halep, cuyo primer torneo en el año fue precisamente en China: en Shenzhen y conquistó el título.

Halep, finalista en Melbourne
Halep, finalista en Melbourne Fuente: AFP

“Fue todo perfecto. Tuve suerte. Hoy todo está en Internet”, dijo la jugadora de 26 años. “No tiene nada especial. A mí me gusto, se ve bien y es suficiente. El vestido viene de China y siempre obtuve excelentes resultados allí. Tal vez debería mantenerlo por más tiempo. Veré en el futuro cómo sigo. Me gusta el vestido, me gusta el corte, me siento muy bien y estoy feliz de poder ganar tantos partidos con él”. Los buenos resultados convierten a Halep en una atracción para los patrocinadores y difícilmente en el futuro vuelva a jugar torneos sin estar vestida por una marca importante. Aunque si la rumana gana este sábado su primer Grand Slam, será complejo que ella misma quiera desprenderse de su vestido de la suerte.

Caroline Wozniacki, asimismo, hace siete temporadas lideraba el ranking y perdió en las semifinales de Australia luego de haber contado con un match point contra la china Li Na. Un recuerdo que, según ella, la seguía atormentando en la actualidad. La historia estuvo cerca de repetirse. Porque cuando parecía dominar totalmente el encuentro frente a Mertens y ganaba 6-3, 5-4 y 30-0 con el saque en su favor, la duda se apoderó de ella. Cometió dos dobles faltas y permitió que la belga igualara el segundo set (5-5). "Suelo ser tranquila, pero en ese momento mis piernas temblaban, ya no sabía que hacer. El partido contra Li Na seguía en mi cabeza", confesó Wozniacki. Luego pudo cerrar el partido en su favor en el tie-break.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.