Premios Oscar 2018: por las denuncias en su contra, Casey Affleck decidió "bajarse" de la ceremonia

El ganador a mejor actor en la última ceremonia no presentaría el premio a la mejor actriz este año
El ganador a mejor actor en la última ceremonia no presentaría el premio a la mejor actriz este año Fuente: AP
(0)
25 de enero de 2018  • 18:37

Como toda ceremonia, la entrega de los Oscar también tiene sus propios rituales. Uno de ellos indica que la elegida por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood como mejor actriz debe recibir la dorada estatuilla del consagrado como mejor actor durante el año anterior. Todo indicaba, entonces, que en este 2017 la ganadora del premio se encontraría frente a frente, sobre el escenario del Dolby Theatre de Los Angeles, con Casey Affleck .

El actor, ganador del galardón por su trabajo en Manchester junto al mar, alcanzó su punto alto en lo profesional durante la noche del 26 de febrero pasado, aunque las críticas no demoraron en aparecer. Siete años antes de ese momento de gloria, el hermano de Ben Affleck fue acusado por una directora de fotografía y por una de las productoras del falso documental I'm still here de haberlas acosado sexualmente. Tras ser demandado legalmente, el actor llegó a un arreglo extrajudicial con sus víctimas, pero ese turbio registro despertó la polémica sobre la pertinencia de premiar a alguien con semejantes antecedentes.

La polémica, lejos de esfumarse, recrudeció a partir de la ola de denuncias que generó el caso del productor cinematográfico Harvey Weinstein, la punta de lanza para el nacimiento de los movimientos Time's Up y #MeToo. Pronto, hubo quien lanzó un petitorio online para que la Academia no sólo le negara el honor a Affleck de entregarle el premio a la ganadora de este año, sino también para que directamente fuera vetado de la ceremonia.

Antes de la cosa pasara a mayores, fue el propio Affleck quien decidió dar un paso al costado. Según informa el sitio Deadline, el actor le habría anunciado formalmente a la Academia que no asistirá a la ceremonia este año debido a la controversia que generaría su sola presencia en la gala.

De este modo, el ganador del Oscar le evitaría un dolor de cabeza a los organizadores de los premios más populares y prestigiosos de Hollywood , en tiempos en que las mujeres ha decidido romper el silencio para hacer escuchar sus reclamos por un trato respetuoso e igualitario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?