Reseña: ¿Cómo escuchar jazz?, de Ted Gioia

Guía para una música en constante movimiento
Javier Navia
(0)
28 de enero de 2018  

Ted Gioia (Palo Alto, 1957) es un nombre bien conocido para aquellos aficionados al jazz con la inquietud de cultivar los conocimientos de su música favorita más allá de los discos o el streaming. Músico e historiador, es el divulgador de la música negra más reputado de la actualidad y sus libros son ineludibles referencias del género. Su fantástica Historia del jazz; el apasionante Blues. La música del Delta del Mississippi; el imprescindible El canon del jazz, sobre los 250 standards más populares; o su reciente Canciones de amor, una mirada diferente a las baladas románticas, constituyen un corpus bibliográfico de primer orden para los estudiosos de la música afroamericana. Desde hace unos meses se ha sumado en español ¿Cómo escuchar jazz?, tal vez el menos enciclopédico de sus libros, pero el más personal de todos.

En esta oportunidad, el historiador cede protagonismo al músico y al docente que conviven en Gioia para descubrir al lector los caminos de la apreciación musical. Pero ese propósito, entrenar el oído para la valoración más amplia del jazz, no convierten su último libro en un tórrido tratado musical para eruditos o alumnos de conservatorio. Lejos de eso, Gioia comparte sus conocimientos técnicos para que el oyente pueda sumergirse a profundidades mayores cuando disfruta de Coltrane o de Monk, pero sin caer jamás en el academicismo que a menudo caracteriza esta clase de textos, que logran expulsar, más que atraer, al neófito. Los diferentes tonos y timbres, la estructura de los temas, los secretos del ritmo y el fraseo, las formas de la improvisación y la influencia de la personalidad del intérprete son revelados pedagógicamente al lector en sus primeros capítulos, los que hacen más justicia al título del libro.

Aquellos familiarizados con la obra de Gioia, y por lo tanto con la historia del jazz, encontrarán redundantes los extensos pasajes dedicados a los orígenes del género y su evolución en diferentes estilos (del de Nueva Orleans a la fusión, pasando por el bebop, el hardbop, el cool y el modal), dado que ya fueron ampliamente desarrollados por el autor en otros libros. Para quienes, en cambio, busquen en ¿Cómo escuchar jazz? una primera aproximación a esa música encontrarán en esos capítulos un complemento ideal para introducirse, con un guía de primer nivel, en la música que marcó el siglo XX.

Deliberadamente el autor excluye de su repaso las copiosas anécdotas y "leyendas" que han acompañado la vida de aquellos a quienes denomina "héroes" del jazz para ajustarse al estudio exclusivo de su música. Un acierto a los propósitos del libro, aunque cabe preguntarse si es posible emocionarse con Billie Holiday desconociendo su historia o, por ejemplo, apreciar del todo la presentación de Charlie Parker en el Massey Hall de Toronto, omitiendo que esa noche tocó junto con Gillespie y compañía con un saxo de juguete porque el suyo lo había empeñado para comprar droga. ¿Valoraríamos del mismo modo una pintura de Van Gogh ajustándonos a un análisis técnico y omitiendo su locura?

En el último tramo del libro, las predilecciones de Gioia se hacen más evidentes y el autor parece anticiparse a las preguntas típicas que cualquier lector quisiera formularle a un experto sobre el género: ¿cuál es su presente?, ¿tiene futuro?, ¿a qué músicos de hoy recomendaría prestarles atención? Es el tramo más personal y el más abierto a las polémicas. Optimista, Gioia defiende el profesionalismo que caracteriza el jazz actual y sostiene que nunca ha sido tan virtuoso y técnicamente perfecto. Que si hoy no sobresale un Miles Davis es porque hay tantos músicos extraordinarios alrededor del mundo que a la crítica y a la prensa especializada se les hace difícil definir uno que marque la época.

En definitiva, para el aficionado, ¿Cómo escuchar jazz? es la posibilidad de sostener una conversación imaginaria sobre el género con uno de sus más reconocidos referentes. Una reflexión inteligente y necesaria sobre una música que, como afirma Gioia, se mantiene viva y en constante movimiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?