Analizan restos óseos en el marco de la causa por la desaparición de María Cash

La joven de 29 años desapareció en junio de 2011 y su padre murió en 2014 mientras la buscaba
La joven de 29 años desapareció en junio de 2011 y su padre murió en 2014 mientras la buscaba Fuente: Archivo
José María Costa
(0)
25 de enero de 2018  • 20:18

La aparición de un cráneo que no pudo ser identificado en Bolivia generó una nueva pista en torno a la búsqueda de María Cash , la joven que desapareció a mediados de 2011 cuando viajaba a Jujuy para vender ropa que había fabricado.

A raíz de este nuevo indicio, la justicia Argentina envió un exhorto al Gobierno de Evo Morales para obtener una muestra que permita cotejar los restos con el ADN de la familia Cash.

"El 7 de septiembre del año pasado la Cancillería argentina envió a las autoridades de Bolivia el exhorto librado a fines de agosto por el Juzgado Federal Nº 2 de Salta, a cargo del doctor Miguel Antonio Medina, que solicita los estudios de ADN, si los hubiera, o una muestra de un cráneo hallado a fines del 2011 -y que podría coincidir con rasgos morfológicos de María Cash-, para realizar los estudios de ADN en Argentina", indicaron a LA NACION fuentes oficiales y agregaron: "A pedido del Juzgado, se reiteró la solicitud antes las autoridades bolivianas el 24 de octubre del año pasado, y el 23 de enero de este año, siempre con carácter urgente. Por el momento no se ha obtenido respuesta por parte de las autoridades de Bolivia".

Según indicó el abogado de la familia Cash a este sitio los restos en cuestión fueron encontrados a fines del 2011 en Oruro, a unos 200 kilómetros de la capital boliviana a donde fue trasladado para ser analizado. "Uno de los datos que más llama la atención es que fue encontrado en noviembre de 2011, 4 meses después de la desaparición de María", dijo el letrado Pedro García Castiella.

"Todo comenzó en febrero del año pasado cuando una dentista forense boliviana decidió pedir ayuda a colegas de otros países para tratar de identificar un cráneo de una mujer que no estaba en los registros de su país ni fue reclamado por nadie", detalló el abogado y agregó: "Ahí se contactó con dos dentistas forenses argentinos que analizaron una serie de fotos del cráneo, las compararon con fotos de María y dijeron que había altas probabilidades de que fuera ella. Por eso se pidió el exhorto que aún no respondió Bolivia".

La segunda pista del año

La semana pasada, se había conocido que la justicia investigaba dos mensajes de auxilio que podrían ser de la joven. Ambos habían sido escritos a mano en los baños de dos estaciones de servicio, una en Chubut y otra en Santa Cruz.

Los mensajes aparecieron el lunes 15 de enero en una estación de servicio de la localidad de Garayalde, en Chubut, y el martes, en una YPF de Cañadón Seco, en el norte de Santa Cruz, a 279 kilómetros entre un lugar y otro, ambos sobre la ruta nacional 3.

Según indicó en ese momento a LA NACION Máximo Cash, hermano de la joven desaparecida, los mensajes estaban siendo analizados por Gendarmería. "Unas chicas nos llamaron y nos pasaron las fotos de los escritos", sostuvo Máximo. "Para mí la letra no es la de ella, pero pudo haber cambiado o lo escribió otra persona por ella", dijo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios