Suscriptor digital

El PT contraataca: lanza a Lula como candidato y llama a la desobediencia civil

En un desafío a la Justicia, el partido confirmó a su líder para las elecciones de octubre; el expresidente advirtió que no respeta el fallo y les pidió a sus seguidores que lo defiendan; le prohíben salir del país
En un desafío a la Justicia, el partido confirmó a su líder para las elecciones de octubre; el expresidente advirtió que no respeta el fallo y les pidió a sus seguidores que lo defiendan; le prohíben salir del país Fuente: Archivo
Alberto Armendáriz
(0)
26 de enero de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Luiz Inacio Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores (PT) pasaron ayer al contraataque.

Luego de que una corte confirmara su condena a prisión, el expresidente desafió a la Justicia al afirmar que no respeta el fallo y llamó a sus seguidores a defenderlo de una eventual detención. El PT, en tanto, lanzó su candidatura para las elecciones de octubre.

Además, el PT incitó a la desobediencia civil. "No tengo ninguna razón para respetar la decisión. Cuando las personas se comportan como jueces, siempre los respeté, pero cuando se comportan como dirigentes de un partido político contando mentiras, realmente no puedo tenerles respeto", dijo Lula, de 72 años, ante el colmado auditorio de la Central Única de Trabajadores (CUT), en San Pablo, donde la dirección ejecutiva del PT lo presentó oficialmente como candidato para las próximas elecciones, aunque la nueva sentencia judicial lo inhabilitaría a competir.

Con un cartel de fondo en el que se leía "En defensa de la democracia y de Lula", el exmandatario estuvo acompañado en el acto por su ahijada política, la destituida presidenta Dilma Rousseff; la senadora Gleisi Hoffmann, presidenta del PT y procesada también por corrupción, así como por varios líderes sindicales y de movimientos sociales aliados.

El agitado público no paraba de vivarlo con cánticos como "¡Brasil, urgente! ¡Lula presidente!" y "¡Lula, guerrero del pueblo brasileño!".

La justicia brasileña prohíbe que Lula salga del país

00:49
Video

Anteayer, el Tribunal Regional Federal de la 4» región, en Porto Alegre, ratificó por unanimidad la condena expedida el año pasado contra el expresidente por el juez Sergio Moro, a cargo de las causas de la operación Lava Jato. Lula había sido hallado culpable de haber recibido de la constructora OAS un departamento tríplex en el balneario de Guarujá a cambio de garantizar a la compañía contratos con Petrobras durante su gobierno (2003-2010). La Corte de Apelaciones incluso expandió la pena de nueve años y medio de prisión a 12 años y un mes.

Si bien a Lula aún le quedan varios recursos jurídicos ante tribunales superiores, de acuerdo con la legislación brasileña -por la llamada ley de ficha limpia-, cualquier persona condenada en segunda instancia por un órgano colegiado queda inelegible para ocupar un cargo público. La decisión complica seriamente una nueva candidatura de Lula, que según las encuestas es el favorito para las elecciones de octubre, con 36% de intención de voto.

"Espero que esta candidatura no dependa solo de Lula. Les pido que hagan campaña incluso si ocurre algo indeseable. ¡Pongan al pueblo brasileño en movimiento", señaló el líder del PT ante sus seguidores.

Dilma, Gleisi Hoffmann y Lula, en el acto del PT, ayer, en San Pablo
Dilma, Gleisi Hoffmann y Lula, en el acto del PT, ayer, en San Pablo Fuente: Reuters - Crédito: Leonardo Benassatto

En su encendido discurso, volvió a atacar al Poder Judicial, a la prensa y las elites "que no han tolerado" la inclusión social llevada a cabo durante su administración. Después de que anteanoche se comparó con el sudafricano Nelson Mandela, esta vez recurrió a la figura de Jesús para ilustrar la "injusticia" que sufre y cómo será reivindicado.

"No hay plan B. Lula es nuestro candidato y será inscripto en la Justicia Electoral", afirmó, por su parte, Hoffmann, entre aplausos. El período de registro de candidaturas va del 20 de julio al 15 de agosto, y será el Tribunal Superior Electoral (TSE) el que decidirá si impugna la de Lula o la acepta sub judice, hasta que se agoten los recursos ante la Justicia Penal. Mientras tanto, el PT y sus aliados planean no dar tregua.

"No tengo ilusiones de que encontremos salidas por dentro de las instituciones. ¿Vamos a derrotar este golpe con una medida cautelar? No. Solo tenemos un camino, que son las calles, las movilizaciones, la rebelión ciudadana, la desobediencia civil", resaltó el senador del PT Luiz Lindbergh Farias.

A su lado, el coordinador nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), João Pedro Stédile, también hizo fuertes advertencias al Poder Judicial y a la policía federal por si intentan arrestar a Lula. "No crean que ustedes mandan en el país. Nosotros, los movimientos populares, no aceptaremos de ninguna forma e impediremos que el compañero Lula vaya preso", declaró.

En tanto, Vagner Freitas, presidente de la CUT, la mayor central sindical de Brasil, amenazó con "jornadas de lucha y huelgas generales" en caso de que la Justicia busque poner a Lula tras las rejas.

Por lo pronto, el expresidente brasileño tenía previsto embarcar hoy hacia Adis Abeba, capital de Etiopía, para participar el fin de semana de una conferencia sobre la lucha contra el hambre organizada por la Unión Africana. Ya tenía organizado el viaje antes de que fuera establecida la fecha del juicio de apelación, y los jueces del tribunal le habían permitido salir del país.

Sin embargo, ayer, el juez de Brasilia Ricardo Leite le prohibió a Lula salir del país y dictaminó que le entregue su pasaporte. El Ministerio Público Federal había hecho el pedido al argumentar que existe riesgo de fuga porque el expresidente enfrenta diversas causas judiciales. Leite investiga a Lula por supuestas irregularidades en la compra de 36 aviones caza suecos.

Lula tiene previsto preparar sus caravanas por distintas zonas del país; la próxima sería por los estados del sur. Asimismo, se espera que en febrero haga pública una "Carta al pueblo brasileño" como la que presentó en su exitosa elección de 2002. En aquel entonces, el mensaje estuvo destinado a ahuyentar los temores de los mercados ante su eventual llegada al poder. Esta vez, estará dirigido a las clases bajas y medias que se distanciaron del PT, por los escándalos de corrupción y por la debacle económica en la que terminó el gobierno de Dilma Rousseff.

  • Luiz Inacio Lula da Silva, expresidente brasileño: "Les pido que hagan campaña incluso si ocurre algo indeseable; pongan al pueblo en movimiento. [Anteayer] entendí lo que era un cartel: los jueces actúan como un cartel. Hay otras causas en juego por delante, como criminalizar al PT y hacerlo una asociación ilícita"
  • Gleisi Hoffman, presidenta del PT: "No hay plan B, Lula es nuestro candidato y será inscripto en la Justicia Electoral"

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?