Una huerta que se convirtió en un vergel

Soledad Barruti
(0)
27 de enero de 2018  

Hasta ayer nomás a nadie se le hubiera ocurrido: trazar un asentamiento lejos del acceso a alimentos frescos. Los planos de muchas de nuestras ciudades cuentan con un pasado reciente de anillos verdes que las mantenían abastecidas de comida de verdad. Pero hoy que las ciudades son un rompecabezas de urbanismo descontrolado y desplazado que hacen lo que pueden, la realidad es muy distinta: nos volvimos un árido desierto alimentario. Y, cuanto más empobrecidos los barrios, peor. Hay lugares en donde se pueden conseguir gaseosas en todas las cuadras, pero intentar dar frutas y verduras dignas es una odisea. El resultado se refleja en las dietas y en pocos años toma los cuerpos porque es inevitable: comer mal enferma a niños y adultos.

A Lidia le pasó así: se vino a vivir a Buenos Aires hace 20 años imaginando una gran ciudad que nunca había visto. Llegó de un pueblo en Cochabamba, Bolivia, donde para beber tenía agua de arroyos claros y para comer, sus peces, frutos tropicales y cultivos en el patio trasero. Pero convencida de que eso no era suficientemente bueno, como tantos de sus vecinos, migró. Llegó a Lugano una mañana y se encontró en un corredor de autopistas y precariedad, dentro de una casilla en la villa 20. Se juntó y tuvo hijos y no paró de trabajar y la plata le alcanzaba para poco. En comida: harina, arroz, galletas, pollo, papas todas iguales. "Y me dio diabetes. Y no solo a mí, mis hijos están ahora con la misma amenaza. Entre otras cosas, fue por eso que me quise volver", dice.

Pero un año atrás tuvo una propuesta inesperada: apareció en la villa un taller de huerta que invitaba a quien quisiera participar. Al comienzo el proyecto fue tímido: unos plantines en cajones que traía Luz Delorenzini, una joven entusiasta que venía de especializarse en producción agroecológica y era parte del proyecto 30 Manzanas Verdes de la ciudad de Buenos Aires. En pocas semanas se sumaron 20 mujeres con sus hijos. Los encuentros eran semanales pero el cuidado de lo que crecía, diario. En pocos meses pidieron usar un predio abandonado, un baldío que fueron transformando en un vergel. Armaron terrazas de cultivo con lechugas, tomates, acelga, eneldo, zanahorias, rabanitos, girasoles. Pero la verdadera revolución llegó cuando ellas empezaron a acercar esos alimentos que siempre habían sido parte de su mesa. Quinoa, porotos tapé, negros y colorados, maíces de distintos colores, hierbas medicinales. "Si algo sabemos nosotras es hacer comida que hacen bien", dice Lidia, orgullosa de esto que a primera vista no se puede creer: una bellísima abundancia productiva a donde se acercan abejas, mariposas y pájaros, que contagia ganas en donde falta todo.

En total son 132 metros cuadrados de los que sacan 50 kilos de comida y medicina por semana, reproducen semillas propias, hacen compostaje y celebran y reparten las cosechas en partes iguales.

¿Se podría cambiar la realidad de los barrios con más proyectos como este? Parece utópico, pero Delorenzini, que esta semana celebró con sus compañeros la publicación del Programa de Agricultura Urbana de la ciudad de Buenos Aires en el Boletín Oficial, está segura de que sí. "Destinar espacios y recursos públicos a prácticas que se centren en el cuidado de las personas y de la tierra tiene que ser una prioridad. Eso lleva a recuperar saberes ancestrales que nos vinculan sanamente con nuestro entorno y con la comunidad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?