Premios Grammy: ¿Tendrán los músicos su #MeToo?

La industria discográfica no ha decidido aún enfrentar el machismo; Taylor Swift, una de las pocas compositoras de éxito
La industria discográfica no ha decidido aún enfrentar el machismo; Taylor Swift, una de las pocas compositoras de éxito
Sebastián Chaves
(0)
27 de enero de 2018  

Después de la resonancia y la adhesión instantánea generada por las campañas #MeToo y Time's Up, que buscan desterrar el acoso y el abuso sexual e igualar representación y remuneración entre los géneros, entre otros reclamos, la posibilidad de que algo similar se repita durante la entrega de los Grammy está en el aire. Y los números de la industria discográfica alientan a que algo así suceda. Si bien artistas como Adele, Taylor Swift o Beyoncé tienen su lugar de preponderancia en cada entrega de estos premios, lo cierto es que la gran mayoría de los premios los ganan los hombres, y que el lugar de las mujeres en la industria es mínimo.

Según un informe sobre inclusión publicado por la Universidad de California del Sur, de las 899 personas nominadas en las últimas seis ediciones de los Grammy, sólo el 9,3% fueron mujeres. Gran parte de esta desigualdad se evidencia detrás de escena: es decir, en la composición de los temas, la producción de los discos y las decisiones ejecutivas a gran escala. Allí, el predominio de hombres es alarmante. Como excepción notable, Nicki Minaj , Rihanna y Taylor Swift (que este año cuenta con dos nominaciones y le ganó un juicio a un DJ que la acosó en su programa) son las compositoras que mayor cantidad de temas han logrado meter en los rankings durante los últimos años.

Así como las campañas de concientización surgieron tras las denuncias de abuso sexual inicialmente formuladas en Hollywood, el llamado "efecto Weinstein" llegó también a la industria musical, aunque con menos fuerza. Sin la trascendencia que tuvieron a nivel local los casos de Cristian Aldana (El Otro Yo), Santiago Aysina (Salta La Banca) o Miguel del Pópolo (La Ola Que Quería Ser Chau), los dos productores con denuncias son Russell Simmons y Dr. Luke. Diez mujeres acusaron de abuso a Simmons, mientras que el segundo, denunciado por abuso sexual y violencia de género por Kesha, y absuelto en 2016, puede ponerse particularmente en foco durante la ceremonia, ya que la cantante mañana cantará en vivo en el evento.

Aunque no se espera que se vaya a producir algo similar a lo ocurrido en los Globo de Oro - con las artistas vestidas de negro- existe una iniciativa que circuló por mail para que porten una rosa blanca como símbolo de "esperanza, paz, empatía y resistencia". Habrá que esperar a mañana para saber si la tan valiosa lucha de género llega por fin a las altas esferas de la industria de la música. Quedará también por debatir la cosificación de la mujer, sobre todo en videoclips de géneros como el reggaeton y el hip hop.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?