Suscriptor digital

Cuando lo moderno se construye con una matriz indigenista

La muestra sobre México moderno del Malba tiene como invitada a Itzel Rodríguez
Daniel Gigena
(0)
27 de enero de 2018  

La última de las visitantes internacionales que llegó para acompañar la muestra "México moderno. Vanguardia y revolución" en el Malba es una especialista en arte moderno. Itzel Rodríguez fue invitada por el museo para brindar una visita guiada por las obras hoy, a las 17. Hasta ahora, 110.000 personas pasaron por el Malba para disfrutar de la megaexposición.

Formas indígenas y precolombinas tuvieron un sitio de honor en la génesis del imaginario impulsado por la Revolución mexicana, que contó con el apoyo de artistas como Diego Rivera, José Clemente Orozco y Ramón Manilla Cano, entre otros. Para Rodríguez, egresada de Historia en la Universidad Nacional Autónoma de México, los artistas de vanguardia en los años 20 y 30 eran, a la vez, revolucionarios. "La idea de vanguardia va asociada a la de revolución; Siqueiros y Rivera querían transformar el lenguaje", dice. Parte de esa transformación se produjo gracias al arte indígena.

"El arte cambió sus formas una vez que se consideró el legado indígena como el paradigma de los orígenes de la nación; es un sello particular de México -revela Rodríguez-. Hubo una influencia formal de las artes mayores indígenas como la escultura y la arquitectura, y también de los diseños en cerámica. Por otro lado, está el aspecto de la convivencia en una nación mestiza". Los artistas revolucionarios atribuyeron a la cultura indígena la creatividad, la espiritualidad y la sensibilidad artística popular, y forjaron su estética según esa creencia ideológica. Al mismo tiempo, apoyaron activamente el proyecto político de la Revolución.

El indigenismo se construyó desde la antropología y la filosofía. "El paradigma era el mestizaje -señala Rodríguez-. Son representaciones de lo nacional a las que se aspiraba en esa época. Aunque una cosa son las representaciones y los imaginarios, y otra cosa es la realidad. Una cosa es presentar el mundo indígena idealizado, como hizo Rivera, y otra es la realidad de la marginación y las problemáticas de los pueblos indígenas". En el arte mexicano revolucionario, las denuncias fueron hechas en términos de una ideología social y no en defensa de grupos étnicos. En ese momento, funcionarios, investigadores y artistas pretendían integrar a los indígenas al progreso, a la lengua castellana y a la modernidad.

En la muestra del Malba, que cierra el 19 de febrero, hay varias obras que muestran la presencia indígena en el arte mexicano. Se destacan Río Juchitán, la hermosa obra de Rivera, y Vendedoras de alcatraces. Para Rodríguez, Diego Rivera es el artista mexicano por antonomasia y el creador de un clasicismo indigenista. "Nunca hay conflicto ni drama en sus pinturas indigenistas", indica. José Clemente Orozco, en cambio, fue en un sentido opuesto al centrarse en la expresión dramática de la violencia en la guerra de conquista, como se ve en Los teules, con cuerpos fragmentados de un indígena y un español. "En la muestra también se pueden ver los ejemplos del método de dibujo de Best Maugard, con motivos de cerámicas indígenas; los autorretratos de Frida Kahlo con sus textiles y los cuadros de Cano Manilla que representan a la mujer como una fuerza natural". Un caso aparte es el de Rufino Tamayo, artista de raíz indígena que nació en Oaxaca y que creó en solitario una cosmovisión libre de influencias ideológicas.

En la actualidad, varios artistas mexicanos procesan los aportes de la cultura indígena, como hace Betsabeé Romero, que graba grecas en las ruedas de autobuses, o Francisco Toledo, un oaxaqueño que se inspira en la mitología zapoteca y mixteca. Ellos aún nutren la vanguardia artística con temas nacionales.

Para agendar

"México moderno: Indigenismos", hoy a las las 17, salas 2 y 5. Malba,Av. Figueroa Alcorta 3415

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?