El Rusiagate le suma presión al magnate: revelan que exigió despedir al fiscal especial y se retractó

La prensa publicó que en junio pasado Trump dio la orden que pudo haber desatado una crisis
La prensa publicó que en junio pasado Trump dio la orden que pudo haber desatado una crisis Fuente: AFP - Crédito: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
27 de enero de 2018  

WASHINGTON.- Durante meses, Donald Trump y la Casa Blanca negaron una y otra vez un temor arraigado en Washington: que el presidente quisiera echar al fiscal especial del Rusiagate, Robert Mueller. Ayer, The New York Times soltó la bomba. Según el diario, el republicano dio la orden de despedir a Mueller en junio pasado, una decisión que hubiera desatado una crisis política "nixoniana", pero que su equipo logró frenar.

"No lo pensé", había dicho Trump, en agosto, sobre la idea de echar a Mueller. "Bueno, estuve leyendo sobre eso de ustedes, gente. Ustedes dicen 'Oh, voy a despedirlo.' No, no voy a despedir a nadie", había insistido ante los periodistas, desde su residencia de Bedminster, en Nueva Jersey.

El diario publicó ayer que Trump quiso echar a Mueller en junio, unas semanas después de haber sido designado para investigar los vínculos del mandatario con Rusia y el Kremlin, y el alcance de la injerencia rusa en las últimas elecciones presidenciales. Al recibir la orden, el consejero legal de la Casa Blanca, Donald McGahn, amenazó con renunciar.

Horas después de la revelación, The Washington Post publicó la misma noticia, con el aditivo de que el exestratega de Trump, Stephen Bannon, y su exjefe de gabinete, Reince Priebus, también intercedieron para frenar el despido.

Desde Davos, Trump negó todo. "Noticias falsas, amigos, noticias falsas. Típico de The New York Times. Historias falsas", dijo, en un breve ida y vuelta con la prensa.

La historia publicada en los medios dejó así otro contrapunto entre la Trump y la prensa norteamericana en torno al escándalo más serio que acecha a la Casa Blanca.

El presidente, sus abogados y su equipo y los republicanos desplegaron una campaña para desprestigiar la investigación de Mueller, a quien acusan de ser parcial y de liderar una "caza de brujas" contra Trump. La Casa Blanca también negó que la campaña del magnate haya tejido un pacto con el gobierno de Vladimir Putin en medio de la injerencia del Kremlin en las elecciones para perjudicar a los demócratas.

La historia publicada por la prensa envalentonó a la oposición, que desde hace meses advierte sobre la intención de Trump de sacarse de encima a Mueller. Varios republicanos habían hecho notar su preocupación. El senador Lindsey Graham dijo que echar a Mueller sería "el principio del fin de la presidencia de Trump".

Pero contrapuntos y advertencias de lado, el nuevo capítulo de la trama rusa alimentó las sospechas de obstrucción a la justicia que pesan sobre el presidente, que echó al exjefe del FBI James Comey y, antes, había presionado al fiscal general, Jeff Sessions, para que no relegara el control de la investigación sobre su segundo, Rod Rosenstein, que designó a Mueller.

Trump dijo que está dispuesto a testificar bajo juramento ante Mueller si es llamado a declarar, algo que el fiscal parece dispuesto a hacer.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.