Suscriptor digital

Caminar a cinco centímetros del suelo

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
(0)
27 de enero de 2018  

En una película de Woody Allen (que muy posiblemente sea Maridos y esposas) hay un personaje femenino (que muy posiblemente actuara Juliette Lewis) que se llamaba Rain. Nada que ver con la lluvia. El nombre era un apócope de Rainer y sus padres -cuenta ella- se lo pusieron en homenaje a la veneración que profesaban por el poeta Rainer Maria Rilke. Este cameo nominal prueba su condición emblemática.

Acaso nadie acertó en el siglo XX con una encarnación más cabal del poeta como alguien que se mueve a cinco centímetros del suelo. Otro poeta, el ucraniano Adam Zagajewski, le dedicó un libro brevísimo, fulminante: Releer a Rilke (Acantilado). Rilke, el modernista por excelencia es, según el Premio Princesa de Asturias Zagajewski, el más radical antimoderno. Vivir fuera del mundo fue su secreto acto de resistencia. Eludió el barro y la sangre de la Primera Guerra y, cuando se enfermó de la leucemia que lo mató, no quiso saber siquiera el nombre de la enfermedad. Su emblema fue el Ángel, otro ser intemporal. Nos enseñó que la poesía es una triste felicidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?