Australia: Sebastian Korda, hijo de Petr, ganó el título junior 20 años después de que su padre lo hiciera en mayores

Dos generaciones y un mismo título: Sebastian Korda ganó el Junior 20 años después que su padre
Dos generaciones y un mismo título: Sebastian Korda ganó el Junior 20 años después que su padre
Sebastián Torok
(0)
27 de enero de 2018  • 06:00

MELBOURNE.- El estadio es el mismo, el Rod Laver Arena. Pero con veinte años de diferencia. Sebastian Korda [nacido en Bradenton, Estados Unidos] conquistó el Abierto de Australia junior al vencer por 7-6 (8-6) y 6-4 a Chun Hsin Tseng [Taipei]. Hace exactamente dos décadas, el checo Petr Korda, padre del joven campeón, logró ganar su único Grand Slam al superar en la final al chileno Marcelo Ríos por un triple 6-2. Sebastian, de 17 años y número 7 del mundo en ITF, celebró dando el salto en tijera con el que solía festejar su padre, el ex número 2 del mundo cuya carrera se fue apagando luego de dar positivo por nandrolona en Wimbledon 1998, pocos meses después de conquistar el Melbourne Park [de hecho, el Chino Ríos pidió que se revisara aquel resultado].

Sebastian nació el 5 de julio de 2000, es decir que no existía cuando su papá logró el Abierto australiano. “Pero lo he visto bastante seguido en YouTube. Para mí es un aprendizaje y una motivación ver cómo jugaba”, explica el joven que mide 1,93 metro, se entrena en la academia de Nick Bollettieri en la Florida y, a diferencia de su padre, es diestro. Es, además, el primer junior de EE.UU. campeón en el Melbourne Park desde Donald Young en 2005. “Es definitivamente especial ganar en Australia. Tenía como objetivo lograr el título como regalo por el cumpleaños 50 de mi padre”, confesó el junior. Petr cumplió cinco décadas de vida el 23 de este mes.

Si de semejanzas se trata, el campeón precoz tiene como agente al chileno Patricio Apey, el mismo que acompañó a su padre en su momento. Apey, también agente del alemán Alexander Zverev, estuvo al lado de Sebastian en Melbourne. Petr se quedó en los Estados Unidos. “Me hubiera gustado estar allí, especialmente 20 años después del título, es muy especial para mí. Pero decidí quedarme en casa y dejar que mi hijo disfrutara del Abierto de Australia de la manera que necesita. Si yo estuviera allí creo que sería una distracción porque ese viaje no sería por él, sino por el vigésimo aniversario de papá”, explicó Korda padre en atpworldtour.com.

A Petr, que en el ATP Tour logró diez títulos individuales y la misma cantidad en dobles [entre otros, el Abierto de Australia 1996], nunca le simpatizó que sus hijos jugaran al tenis. De hecho, tiene dos hijas, Jessica (24 años) y Nelly (19), que juegan al golf profesional y cuando ganan celebran de la misma manera, dando el salto en tijera. “Nunca quise que mis hijos jugaran tenis. No me gustaba que ninguno de nuestros hijos siguiera nuestros pasos [la esposa de Petr, Regina Rajchrtova fue 26° de la WTA]. Es muy difícil para los niños salir de la sombra de eso y, obviamente, que estén tratando de vencer a sus padres”, contó Korda. Pero con su hijo menor debió resignarse. Recordó cuando vio a Sebastian ojeando la guía de medios anual de ATP World Tour como si fuera un libro del colegio, memorizando los resultados y las características de los jugadores. “Ese libro fue como una Biblia para él”, comentó Korda, a quien llamaban el Pájaro Loco. Y prosiguió, orgulloso: “Jugaba al hockey sobre hielo, pero cambió y se interesó mucho en el tenis y eso es lo que amo y admiro, porque además me recuerda a cuando yo era niño. Pude ver la pasión. Así que lo apoyo en lo que haga”.

Dos décadas más tarde, el apellido Korda vuelve a figurar en la lista de los campeones de Australia. En 1998 fue Petr, ahora le tocó a Sebastian, que tiene un futuro prometedor. Lo lleva en la sangre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.