Oscar: estrenos, demoras y un cambio de época

Marcelo Stiletano
(0)
28 de enero de 2018  

Cuando faltan cinco semanas exactas para la ceremonia número 90 en la historia de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, solamente tres de las nueve nominadas para el Oscar a la mejor película de este año fueron estrenadas en los cines de la Argentina: ¡Huye!, Dunkerque y Tres anuncios por un crimen. Conocimos a las dos primeras en 2017 (el 4 de mayo y el 27 de julio, respectivamente) y la tercera está en cartel desde el 18 de este mes.

Hablamos en su mayoría de ausencias momentáneas. Cuando llegue el momento de la entrega de los premios (la noche del domingo 4 de marzo, en el teatro Dolby de Hollywood) cinco de las seis restantes candidatas al Oscar más importantes habrán sido estrenadas en la Argentina: The Post, los secretos oscuros del Pentágono (el próximo jueves), Las horas más oscuras (15 de febrero), Llámame por tu nombre, La forma del agua (ambas el 22 de febrero) y Lady Bird (1° de marzo). Queda El hilo fantasma, cuyo lanzamiento en la Argentina aparecía hasta ayer confirmado para el 15 de marzo en el sitio oficial de su distribuidora local. Por ahora no hay cambios.

De manera muy parecida a lo que ocurrió un año atrás, es muy probable que entre tres y cuatro títulos con nominaciones importantes ( Roman J. Israel, Esq.; Mudbound, el color de la guerra; I, Tonya) queden sin ser vistos en los cines argentinos cuando llegue la entrega del Oscar. La primera, como anticipó el sitio cinesargentinos.com, estuvo cerca de ser estrenada en las últimas semanas pero quedó fuera de todas las grillas. Denzel Washington, otra vez nominado como mejor actor no alcanzó para despertar interés. I, Tonya, pese a que tiene a sus dos principales actrices nominadas, no cuenta con distribución local y Mudbound, que la tiene, registra más de una postergación en la fecha de estreno originalmente anunciada. ¿Llegará a tiempo?

Las preguntas sobre estos plazos aparece como la más pertinente en esta cuestión. A estas alturas no alcanza con organizar los estrenos de los films nominados para anticiparlos a la ceremonia del Oscar o incluso adelantarlos, como acaba de ocurrir con Una mujer fantástica, la película chilena que es firme candidata para ganar el Oscar a la mejor película extranjera. La distribuidora local, Mirada, decidió adelantar para el jueves 22 de febrero su estreno en la Argentina.

Esta muy bienvenida decisión marca un contraste con lo que viene ocurriendo en las últimas semanas con algunos otros títulos. Películas recibidas en los últimos meses de 2017 con expectativas de potenciales candidaturas a los premios más importantes y que por distintas razones quedaron en el camino. Allí aparecen títulos ya estrenados ( Suburbicon: bienvenidos al paraíso, Good Time: viviendo al límite y La batalla de los sexos) con otros de próximo lanzamiento ( Detroit: zona de conflicto, Más fuerte que el destino, la citada Mudbound, el color de la guerra) y un par de novedades de la última semana, Apuesta maestra y Un amor inseparable.

De toda esta lista solo las tres últimas lograron incluir sus respectivos nombres en el privilegiado catálogo de películas candidatas al Oscar 2018, pero en todos los casos con menor cantidad de nominaciones en relación con lo esperado. Sobre todo las dos películas estrenadas el jueves, que recibieron una nominación cada una como si se tratara de un modestísimo premio consuelo. La Academia, en cambio, fue un poco más generosa con Mudbound (de las cuatro nominaciones la más importante es la que obtuvo la cantante Mary J. Blige como actriz de reparto), pero el que no tuvo fortuna fue el público argentino, que ni se enteró de la decisión de la distribuidora local de postergar por ahora sin fecha un estreno que iba a hacerse efectivo hace un par de semanas.

En vez de estrenarse cuando recibían elogios y reconocimientos de distintos referentes internacionales se prefirió tirar para adelante el lanzamiento, poniendo por encima de todo el cálculo de cuántas candidaturas al Oscar podría recibir para que el público argentino reaccionara inmediatamente frente a ese estímulo.

Eso no ocurrió y todos estos títulos, cuando lleguen tardíamente a las salas, ya habrán sido vistos de manera oblicua y "extraoficial" en otras pantallas por la mayoría de sus destinatarios naturales. De esta manera, películas valiosas por distintas razones no harán más que desperdiciar su paso por los cines, su reducto natural. "Distribuidores argentinos que atrasaron mucho los estrenos para ver si sus películas conseguían alguna nominación al Oscar y no fue así. Ahora ya están pirateadas, se quedaron sin argumento de venta y tendrán más dificultades para conseguir buenas salas... El peor de los mundos", escribió el crítico de LA NACION Diego Batlle desde su cuenta de Twitter.

Cuando se trata de ir al cine para ver una película de la que hablan todos, ya nadie está dispuesto a esperar. Es lo que impone el clima de época, nos guste o no. Todavía hay sectores que no parecen haberse dado cuenta de este cambio de ánimo. Y pagan algunas consecuencias severas por su falta de reacción, sobre todo cuando falta tan poco para una nueva entrega del Oscar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.