Unión-Racing, Superliga: la Academia jugó mal y perdió en Santa Fe

Racing no pudo con Unión en Santa Fé Fuente: LA NACION
28 de enero de 2018  • 23:23

SANTA FE.- El debut de Eduardo Coudet en Racing no fue el esperado. Si el sello del Chacho iba a tener una mezcla de buen fútbol y actitud, su equipo hizo todo lo contrario en Santa Fe, donde Unión lo pasó por encima y le ganó 2 a 1, en un partido que mereció tener dos o tres goles más: todos del Tatengue.

Racing está en formación. Pero eso no puede deslucir el gran triunfo de Unión. Hasta el empate podría admitirse que el equipo de Avellaneda la estaba sacando barata. Pero la suma de errores terminó facilitando lo que el Tatengue logró: una victoria merecida que lo vuelve a ubicar cerca de Boca, entre los primeros del torneo. El local se mostró un equipo compacto, decidido, punzante. Esa fue la diferencia con un conjunto en formación como el de Avellaneda, más allá de las expectativas que generó este presente, con un nuevo técnico y con incorporaciones millonarias.

El conjunto de Coudet no tiene nada que discutir. Sí, reprocharse. Reprocharse las intermitencias de muchos de sus figuras, la falta de cuidado a los avances de su adversario por los laterales y un fútbol para el entretenimiento, no para lesionar al adversario en su área.

Las diferencias comenzaron cuando Unión se dio cuenta que el negocio era presionar arriba y generar el error. Dispuso de espacios pero sin la penetración profunda para lastimar a Musso. El local estaba encontrando la personalidad que necesitaba frente a un adversario deslucido hasta que se encontró en desventaja. El cabezazo de González fue un baldazo de agua fría, de esos que aturden. Pero el local tuvo temple, se reacomodó y volvió sobre sus pasos. Reapareció el fútbol atildado, de pelotas profundas y se acercó una y otra vez a Musso. Vino el primer penal, que Musso le contuvo a Gamba, y después el segundo, que Soldano convirtió para establecer la igualdad.

Los goles del local los hicieron Franco Soldano, de penal, a los 37 minutos del primer tiempo, y Diego Zabala, a los 23 de la parte final; mientras que Diego González puso en ventaja a la "Academia", a los 14 del período inicial. En tanto, Juan Musso, arquero de Racing, le atajó un penal a Lucas Gamba a los 25.

Empezaba otro cotejo, como se vio en el complemento, cuando ninguno cambió su estilo. Pero Racing comenzaba a demostrar algunas incorrecciones, algunas simples y otras más complicadas. Nunca generó situaciones claras, de riesgo cierto frente a Nereo Fernández. Había mucha entrega pero sin precisión, sin orden. Martínez y López no encontraban su lugar en la cancha, y los del medio seguían imprecisos, tanto en la recuperación como en la creación. Se fueron diluyendo los minutos sin que fuera evidente el intento por revertir un mal partido.

Unión, en cambio, siguió jugando, mostrándose con grandes individualidades, atrás, en el medio y arriba. Hubo un compacto trabajo defensivo. Pero en los volantes estuvo la llave para el triunfo. Zabala, Acevedo y Fragapane hicieron todo correcto. Enfrente, Caracho estuvo perdido, Nery Domínguez fue de mayor a menor, y Centurión terminó confundido y confundiendo a un ataque tibio, sin sorpresa.

Con el gol de Zabala las cosas se pusieron en su lugar. El local estaba dando una muestra cierta de la realidad que tiene un trabajo de fondo, en un plantel poco retocado después de la buena campaña que exhibió en la primera ronda del torneo.

Y ganó, y fue suficiente para desatar la euforia por el convencimiento que está "vivo", con todos los objetivos intactos. Racing recibió una caída mucho más clara en el juego que en el resultado. Deberá colocar los pies sobre la tierra para recomponer esta pobre imagen que dejó en Santa Fe, en una noche donde todo lo que pretendía Coudet no se hizo, aunque también hay que decirlo, se intentó muy poco.

Lo que viene es un replanteo. Nada distinto a lo que cualquier técnico haría después de una primera derrota. A Racing ni las modificaciones le dieron resultado. Pero la derrota, como la de anoche, seguramente duele. Hay que observar si hay con qué modificar esta realidad.

Racing quedó en la decimosexta posición, a 17 puntos del líder Boca, mientras que Unión alcanzó las 25 unidades y quedó a ocho de la cima.