Prohíben la investidura a distancia de Puigdemont

El Tribunal Constitucional dictaminó que para ser nombrado presidente catalán debe ir al Parlamento y tener autorización judicial
El Tribunal Constitucional dictaminó que para ser nombrado presidente catalán debe ir al Parlamento y tener autorización judicial Fuente: Archivo
Silvia Pisani
(0)
28 de enero de 2018  

MADRID.- Fue una decisión salomónica. Pero eso bastó para salvar al gobierno de Mariano Rajoy de un nuevo revés en su intento de impugnar la candidatura del independentista Carles Puigdemont para el gobierno de Cataluña.

Luego de la derrota ante el órgano consultivo del Consejo de Estado, la Moncloa logró anoche que la instancia final del Tribunal Constitucional condicionara la posible investidura de Puigdemont a que esta sea "presencial" y no en ausencia. "La investidura debe ser presencial. De lo contrario, se impugna la candidatura", sostuvieron los magistrados.

De ese modo, el enigma queda abierto y la Moncloa salva su posición. Hace ya 100 días que el derrocado expresidente catalán vive en Bruselas, para evitar a la Justicia española, que lo reclama por varios delitos. ¿Regresará a España pasado mañana para el debate en el que el Parlamento catalán elegirá al nuevo presidente?

Puigdemont tiene los votos. De eso no hay duda. Pero para ser investido debe arriesgarse a abandonar su refugio de Bruselas y volver a la península, con el riesgo de ser arrestado. Algo que solo evitará si consigue llegar al hemiciclo sin ser descubierto por la policía.

A estas alturas, no le falta ingrediente alguno al culebrón catalán. Enzarzado en un limbo legal, la decisión in extremis del máximo tribunal español fue un alivio para el gobierno de Rajoy. En una agónica maniobra, había pedido al Constitucional español que impugnara la candidatura de Puigdemont. Pero, según trascendió, los magistrados dudaban sobre la "oportunidad" jurídica del planteo.

"No se puede impugnar una intención. Una cosa es que Puigdemont sea votado con métodos irregulares. Otra, que se diga que eso va a suceder y se impugne por si acaso", fue la explicación. El mismo matiz había exhibido horas antes el Consejo de Estado, un órgano consultivo por excelencia del gobierno español que, con similares argumentos, desaconsejó la impugnación de Puigdemont.

No hubo caso. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría decidió jugarse y forzó al Constitucional a una sesión a marcha forzada y en pleno sábado en procura de que aceptara el expediente.

La sola aceptación del caso basta para que la impugnación opere de hecho. Por lo menos, hasta que exista una respuesta de fondo.

Eso no ocurrió. Pero la salida igualmente sirve al gobierno. Si Puigdemont no se presenta, no podrá ser investido, fue la resolución.

"Se trata de una batalla jurídica para lograr, en realidad, un efecto político", se explicó a LA NACION.

La lista presidida por Puigdemont es la que tiene en principio los votos asegurados para la investidura, tras las elecciones regionales del mes pasado. Pero Madrid y los principales partidos constitucionalistas estiman que su investidura sería "ilegítima", por varias razones.

Si la sesión de investidura de pasado mañana resultara suspendida, la figura clave del proceso pasaría a ser el nuevo presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, de la formación independentista Esquerra Republicana (ERC), a quien le tocará decidir qué curso sigue.

Puigdemont fue destituido, junto a todo su gobierno, tras la proclamación unilateral de independencia de Cataluña de octubre pasado. El expresidente no fue el más votado en esos comicios. Pero, en conjunto, su partido, Junts por Catalunya, y ERC son los únicos que suman las bancas necesarias para formar gobierno.

Ciudadanos, que fue el partido más votado, no encontró hasta ahora los apoyos necesarios para construir una alianza que le permita gobernar.

Carles Puigdemont, expresidente catalán

  • Sufrió un revés del Tribunal Constitucional, que dictaminó que solo podrá ser investido si recibe la autorización previa de la Justicia y está presente en el Parlamento regional
  • Refugiado en Bruselas, Puigdemont es buscado en España por cargos de sedición y rebelión

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?