Grammy: rosas blancas y animojis

Ernesto Martelli
Ernesto Martelli LA NACION
(0)
28 de enero de 2018  

Desde su creación en 1958 -con Frank Sinatra como protagonista-, el premio del gramófono, el popular Grammy , se jacta de ser reflejo no solo de la industria musical, sino de la cultura popular de los Estados Unidos y su influencia global. Este año, además de la retracción del rock, dos datos destacados en los análisis previos resumen ese estatus: no hay artistas masculinos blancos nominados al premio mayor y apenas el 9% de los postulantes a premios en el último lustro fueron mujeres. El análisis tendrá su contracara en las manifestaciones de igualdad de género y repudio a los abusos expresadas esta noche con una rosa blanca.

A los temas de diversidad de género y raza se agregará otro síntoma de época: la disputa entre gigantes tecnológicos (Google, IBM, Spotify) que buscan como un botín concentrar el consumo musical en sus propiedades. Su protagonismo, debajo del escenario, en fiestas privadas o campañas digitales, será igual o mayor que el de las discográficas. Los populares animojis -emojis 3D de Apple- se lucen en avisos imitando en karaoke a las estrellas del momento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?