El macrismo se prepara para abrirles las PASO a peronistas alejados de los K

En varias provincias los dejarían jugar, pero son selectivos con los nombres Fuente: Archivo
28 de enero de 2018  

Un funcionario con despacho en la Casa Rosada lo definió sin rodeos. "Nos interesan los peronistas con votos, sobre todo donde hacemos agua", se sinceró.

Con el guiño del presidente Mauricio Macri , el Gobierno intensifica por estas horas su "operativo seducción" con dirigentes del PJ alejados, parcial o totalmente del kirchnerismo, que puedan integrar de alguna manera las huestes oficiales en las decisivas elecciones de 2019.

El listado, que puede variar según el interlocutor, va desde intendentes con deseos de continuar en el cargo, dirigentes con ambiciones de llegar a la gobernación de sus provincias, o referentes que no encuentran un lugar bajo el sol y ven una luz en el espacio Cambiemos.

Precisamente ese es el límite que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio , y otros funcionarios tienen asumido: las incorporaciones llegarán, siempre y cuando no se rompa ni se doble la armonía en el espacio oficialista.

Un puñado de intendentes de provincias del norte y centro del país desfiló por la Casa Rosada en las últimas semanas: Raúl Jalil (Catamarca capital), Alberto Paredes Urquiza (La Rioja), Gustavo Sáenz (Salta) son los que más conversan con el titular de Interior. Pero también Enrique Ponce (San Luis) y Germán Alfaro (Tucumán) se distanciaron de quienes gobiernan sus provincias y apenas esconden que en sus planes está un acercamiento con la Casa Rosada. "Vienen por cuestiones de gestión, pero también hablamos de política", responden cerca del ministro.

Los casos tienen sus matices. Jalil, que muchas veces actúa como una especie de moderador del grupo, tiene pendiente una charla con la gobernadora Lucía Corpacci, pero cerca de ella afirman que la decisión de pegar el salto desde el PJ estaría tomada.

"Gracias al trabajo en conjunto logramos muchas mejoras para la ciudad de Catamarca", afirmó a LA NACION el intendente. Catamarca, cuyas elecciones se realizan normalmente en marzo, podría llevar a cabo las PASO provinciales en noviembre o diciembre de este año, en la que sería la primera elección de un intenso año electoral.

Ponce, por su parte, ya les comentó a dirigentes de su confianza que la relación con los hermanos Alberto y Rodríguez Saá está "terminada". Más allá de Claudio Poggi, derrotado en las elecciones al Senado, Cambiemos no tiene demasiadas figuras de peso en la provincia. Lo mismo ocurre en Salta con Sáenz y en La Rioja, con Paredes, aunque en esta última provincia el radical Julio Martínez es, "sí o sí", el candidato a gobernador en 2019, afirmaron fuentes oficiales.

El mecanismo para lograr que estos dirigentes se sumen podrían ser las PASO, pero hay provincias -Tucumán y La Rioja, por caso-donde no está institucionalizado ese mecanismo, por lo que Alfaro y Paredes deberían buscar otro mecanismo -u otro cargo- para incorporarse a Cambiemos.

Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, dos de los tres vértices de la mesa chica macrista (el tercero es el jefe de Gabinete, Marcos Peña), también recurrirían a las PASO. El porteño, un poco por gusto y otro por sugerencia presidencial, parece resignado a la incorporación en el mediano plazo del flamante radical Martín Lousteau, y dirimiría con él la postulación a jefe de gobierno. Vidal, en tanto, no descarta que las PASO sirvan para dirimir candidaturas a intendente en ciudades claves como Mar del Plata, donde apoya a Guillermo Montenegro, pero donde también aparece la radical Vilma Baragiola.

"Si hay algo que no vamos a hacer es improvisar", afirma otro funcionario de Casa Rosada, que descarta la aparición de un "famoso Pro" al estilo de Miguel Del Sel.

"Vamos a ir con gente que sepa gobernar", remata el funcionario, y se anima a sumar a la lista, aunque sea en forma tímida, al santafesino Omar Perotti, que junto a Juan Schiaretti o Miguel Pichetto, es un ejemplo del "peronista previsible y confiable" que le agrada al Presidente.

"Perotti está muy bien, pero tenemos a (José) Corral de candidato. Y lo primero es privilegiar el vínculo con nuestros socios", dice otro funcionario que repara en la "casi" lanzada candidatura a gobernador del intendente radical de Santa Fe.

A través de la Fundación Pensar, que encabeza Carmen Polledo, el macrismo intentará sumar además "cuadros formados, que sirvan para gobernar o ser ministros en gobiernos de Cambiemos", afirmaron cerca del jefe de Gabinete.

En un escenario político con el peronismo aún disperso y sin un rumbo definido, el Gobierno espera pescar en el océano de los disconformes. Tendrá todo este año para consolidar las incorporaciones, siempre cuidando de no hacer crujir la alianza con la que llegó al poder y que tanto le cuesta sostener.